Ocurrió anoche en el aeródromo de la zona. La víctima vinculó el ataque a un robo de cítricos de su supuesta producción, pero la Justicia descree del relato. El curioso historial de papeles oficiales

Ricardo Fornasieri, un empresario bonaerense dedicado supuestamente al cultivo de cítricos, fue interceptado anoche por dos personas que lo asaltaron con armas largas en el aeródromo de Berazategui, cuando descendía de su avión privado Beechcraft. Según las pericias encargadas por la fiscal Silvia Borrone, encargada de investigar el hecho con la UFI N°4 de la jurisdicción, se produjo un enfrentamiento armado que incluyó 20 disparos. Lo curioso es que, según declaró la víctima, sólo le robaron dos cajones de frutas de su producción.

Sin embargo, a la Justicia esta versión no le cierra. Creen que el botín pudo ser otro y que detrás del hecho hay una trama oculta aún sin resolver. Del hecho también fue víctima el cuidador del lugar, llamado Aero Club Río de la Plata, aunque ninguno de los dos resultó herido. Ahora, la Policía Bonaerense revisa cámaras de seguridad para ubicar a los prófugos.

“Es un hecho sumamente extraño. En total, fueron 20 impactos de bala que se encontraron en la avioneta. La víctima dijo que sólo le robaron dos cajones con frutas aunque en las próximas horas será llamado a declarar en sede judicial para aclarar ese punto, no nos cierra por el tipo de asalto”, explicó a Infobae una fuente que estuvo anoche en el aeroclub.

Según la reconstrucción inicial que confeccionó la fiscal Borrone de la UFI 4 de Berazategui, Fornasieri, de 58 años, arribó anoche a Berazategui proveniente de Entre Ríos en su avión privado marca Beechcraft modelo Bonanza matrícula LVJKO. Estaba sólo aunque se acercó a auxiliarlo el cuidador del aeródromo. Cuando estaban bajando, apareció en el lugar un Volkswagen Scirocco blanco con dos personas que, casi sin mediar palabra, extrajeron, al menos, una pistola 9 mm y un fusil FAL con el que balearon a la aeronave.

Si bien la víctima declaró luego ante la Policía que él sólo se escondió ante la agresión y el robo, los peritajes determinaron que también se produjeron disparos desde adentro del avión hacia afuera porque se hallaron restos de material balístico, por lo que el empresario también podría haber disparado según las sospechas iniciales. Sin embargo, su arma no fue encontrada.

Cuando llegó la policía al lugar, el empresario se encontraba adentro de su camioneta Ram 4×4. En otro tramo de su declaración dijo que los asaltantes sólo se llevaron dos cajones que contenían poca cantidad de frutas. “Se le preguntó más de una vez si no creía que el robo era motivado por otra cosa y lo negó, pero el testimonio no nos termina de cerrar. Hay algo atrás de todo esto.”, explican fuentes policiales.

Durante la tarde de hoy viernes, los peritos enviados por la fiscalía continuarán reuniendo evidencias. Anoche se llevaron un cargador correspondiente al calibre 9 mm y casquillos pertenecientes al FAL. También se analizarán cámaras de seguridad. Si bien en el lugar del hecho no había un circuito de vigilancia, se observarán las que estaban en la parte exterior para intentar reconstruir el camino que utilizaron los ahora prófugos.

Existen otros testigos del hecho a los que también se les tomó declaración en el momento. Son personas que a lo lejos vieron la situación y describieron a la Justicia que “hubo corridas, tiros y autos moviéndose a todo lo que daban. Fueron momentos de mucho miedo porque no sabíamos lo que pasaba”.

Mientras tanto, el perfil de Fornasieri llama la atención. Domiciliado en Florencio Varela, registrado en los rubros de aeronavegación de la AFIP, según el Boletín Oficial conformó a fines de los ‘90 una firma dedicada a la venta de frutas y verduras. También es parte de una SRL que en teoría opera en el negocio de viajes. Sin embargo, el dato más curioso en su trama viene del Banco Central. En 2020 se le impuso una “multa de $22.915.200 (pesos veintidós millones novecientos quince mil doscientos) e inhabilitación por el término de 4 (cuatro) años”, según figura en una circular del BCRA emitida a entidades financieras.

Lo vinculaban a una firma llamada Financiar SA que según un expediente iniciado en 2005 “firmaban pagarés al realizar operaciones pasivas” y “mutuos de garantía hipotecaria” con una cartera de “documentos a pagar” de más de 6 millones de pesos. Fornasieri, supuestamente, firmaría pagarés “para garantizar la operación”. Todo esto “sin autorización para intervenir en la oferta de demanda de recursos”, asegura el documento del BCRA que relata la sanción en contra del empresario.

Fornasieri fue definido como “presidente” junto a otros dos socios.

La firma misma fue multada por más de 76 millones de pesos.

fuente: infobae