En el Puesto Caminero Catriló, personal policial junto al Área Operativa de Lucha contra el Narcotráfico interceptó un camión transportando 77 cajas con costillares y 89 bolsas de menudencias bovinas que no cumplían con la documentación y condiciones higiénico-sanitarias adecuadas.

La carga provenía de Mataderos (Buenos Aires) con destino a la ciudad de Allen, General Roca, (Río Negro) y el transporte no contaba con habilitación para transportar los productos cárnicos ni la documentación oficial.

Bajo los intensos controles de rutina realizados, se logró impedir la comercialización de los alimentos, dando intervención al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) Delegación General Pico, para decomisar y destruir los mencionados productos.

“Este tipo de accionar, busca protege la salud pública, a fin de evitar que los alimentos sin control pongan en riesgo la salud de posibles consumidores”, indicaron. (fuente y Foto: Info Pico)