Una empresa de Buenos Aires se hizo cargo del Frigorífico de General Acha, que cerró sus puertas hace tres años. Ya acordó con la mayoría de los accionistas, los acreedores y con los ex empleados y podría reabrir en el mediano plazo.

Fuentes del gobierno provincial informaron al sitio Noticias del Sur que la firma ya compró el 90% de las acciones, pagó a más del 70 por ciento de los acreedores (que suman más de 120) y también mantuvo conversaciones con los ex empleados, algunos de los cuáles se sumarían a la nueva empresa. En tanto, ya hubo ingenieros en los últimos días que hicieron un relevamiento de la planta y de sus necesidades.

El frigorífico de esta manera abrirá sus puertas luego que cerrara en 2018. En dos oportunidades hubo interesados en volver a poner en funcionamiento, pero naufragaron por varias razones, una de las cuáles la falta de credibilidad en los proyectos.

A fines de julio pasado el juez Gerardo Bonino, titular del Juzgado Civil, Comercial, Laboral y de Minería de General Acha decretó la quiebra del Frigorífico. La quiebra fue solicitada por los abogados Román Molín y Marcelo J. Molín en representación de Gregorio Aberasturi Sociedad de Responsabilidad Limitada. (fuente: Noticias del Sur)