El concejo deliberante de Santa Rosa aprobó este jueves, en una sesión ordinaria, la ordenanza que dispone la obligatoriedad de prestar servicio de intérprete de lengua de señas en los actos públicos y oficiales de la municipalidad.

El proyecto también contempla que funcionarias y funcionarios, y al menos un agente municipal que se desempeñe en oficinas de atención al público, realicen capacitaciones en lengua de señas para atender a las personas sordas que lo requieran.

Fuente: Diario Textual