El Gobierno anunciará hoy una baja de las retenciones a la exportación de soja. Será por tres meses, aunque los privados pedían seis meses o de forma permanente. Confederaciones Rurales Argentinas salió a cuestionar la medida.

De esta manera, el Gobierno busca frenar la presión sobre el dólar, que forzó al Banco Central a intervenir en el mercado de cambios desde julio casi sin interrupción en un contexto de escasas reservas de libre disponibilidad y aún luego del anuncio de nuevas restricciones a la compra de divisas.

En el Gobierno están terminando de pulir en qué porcentaje se reducirán. La soja paga un 33% de retenciones y se habla de una baja al 25%.

Además, evalúan de qué manera se implementaría la diferenciación arancelaria al complejo sojero para que la harina y el aceite de soja paguen menos derechos de exportación que el poroto y fomentar así el valor agregado en origen.

Los productores todavía conservan unas 18 millones de toneladas de soja en los campos que representan cerca de 7.400 millones de dólares.

Confederaciones Rurales Argentinas salió a cuestionar la baja de retenciones sólo por tres meses. “Una baja de 3% porcentuales y por un corto período sólo estimulará la liquidación de aquellas toneladas en manos de los exportadores que rápidamente harán una toma de ganancias, aprovechando liquidar con un 30% de derechos de exportación aquello que compraron descontado de un derecho del 33% y nuevamente se habrá generado de facto un diferencial, es decir una traslación de recursos desde el sector productivo al industrial”, sostuvo la entidad.

“No es una baja circunstancial de unos puntos de retenciones, el problema es mucho más hondo, e interpela la confianza y los gestos cotidianos que el Gobierno tiene para con el campo en general”, destacó CRA.

Fuente: Diario Textual