En medio de la ofensiva del Gobierno contra los jueces Germán Castelli, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, se conoció que durante los mandatos de Néstor Cristina Kirchner hubo más de 20 traslados de jueces sin acuerdo del Senado. Los tres magistrados deberán volver a sus juzgados de origen por haber sido designados bajo esta misma modalidad que rechaza el Ejecutivo, que impulsó la medida en el Consejo de la Magistratura, primero, y en el Senado, después. Luego quedó oficializada por decreto del presidente Alberto Fernández.

De acuerdo a los datos oficiales del ministerio de Justicia entre 1992 y 2018 hubo 64 traslados de jueces. De ese total 22 fueron durante los gobiernos kirchneristas y otros 22 en la gestión de Mauricio Macri. Entre esos movimientos sin acuerdo del Senado estuvieron los de Castelli, Bruglia y Bertuzzi, desplazados por el Gobierno.

Los traslados realizados durante el kirchnerismo fueron firmados por los ministros de Justicia de los mandatos de Néstor y Cristina Krichner, desde Gustavo Béliz a Julio Alak. Exfuncionarios de Justicia del gobierno de Macri consideraron en diálogo con Clarín que estos traslados “deberían ser revisados igual” que los rechazados por la actual administración.

Los casos de Bertuzzi, Bruglia y Castelli

Bertuzzi como camarista, al igual que Bruglia, confirmó todos los fallos que el juez federal Claudio Bonadio (que murió en febrero) tomó en la causa de los cuadernos de las coimas. Mientras que Castelli integraba el Tribunal Oral Federal 7, que prepara el juicio por esta causa, en la que la vicepresidenta está acusada de ser jefa de una asociación ilícita.

Los tres magistrados recurrieron a la Corte Suprema de Justicia, que tratará los casos el próximo martes en una convocatoria extraordinaria. En la previa a la reunión el presidente Alberto Fernández cuestionó al titular del máximo tribunal Carlos Rosenkrantz, que dispuso el encuentro. El mandatario planteó: “¿Cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte que tanto ahínco mete?, ¿qué es lo que está buscando?”, dijo en diálogo con Radio 10.

Rosenkrantz fue designado en el máximo tribunal durante el gobierno de Macri al igual que Horacio Rosatti. Marcelo Bonelli adelantó que en la Casa Rosada hay tensión e incertidumbre porque desconocen cuál será la respuesta del máximo tribunal a las presentaciones que hicieron los jueces contra los traslados que impulsó el oficialismo.

El kirchnerismo impulsó la medida primero desde el Consejo a la Magistratura, donde se aprobó -con rechazo de Juntos por el Cambio- la revisión de traslado de diez jueces durante el gobierno de Macri por plantear que hubo irregularidades, como la falta de acuerdo de la Cámara alta. La revisión pasó al Senado, que rechazó tres de esos traslados, y el Presidente oficializó la medida por decreto.

El reglamento de traslados de jueces se dispuso en julio del 2000, a través de la resolución 155/2000 publicada en el Boletín Oficial. Indica que los magistrados “podrán solicitar su traslado a otro tribunal que se encuentre vacante, previa opinión favorable del Poder Ejecutivo Nacional que deberá acompañar por escrito”.

El texto aclara que se dará en casos en que “no se haya resuelto la convocatoria a un concurso público de antecedentes y oposición para cubrir el cargo” y que “esta condición no regirá cuando se trate de un mismo tribunal colegiado”.

La resolución establece que también se hará el traslado cuando “la vacante a la que se solicita corresponda a la misma jurisdicción y tenga la misma competencia en materia y grado que el cargo que el juez ocupa”. Afirma que “este requisito no será exigido cuando el interesado haya obtenido un anterior acuerdo del Senado de la Nación para desempeñar la función a la que pide su pase”.

Fuente: TN