El Senado comenzó a debatir este lunes que pasó el proyecto de ley que regula el traspaso de la policía federal a la Ciudad y le quita parte de los fondos que recibe de la Nación para financiarla. No conforme, el oficialismo anticipó que evaluará en detalle cuánto dinero recibió Horacio Rodríguez Larreta mientras Mauricio Macri fue presidente y tal vez lo obligue a devolver una parte. 

Fue cuando la secretaria de Relaciones con las Provincias Silvina Batakis informó que entre 2016 y 2019 la Casa Rosada le giró a la administración porteña 86 mil millones de pesos por encima de lo que necesitó para solventar policías y patrulleros.

“La realidad es que si hiciéramos todas las cuentas, la Ciudad de Buenos Aires tendría que empezar a devolverle al Estado nacional. Le vamos a pedir a la Oficina de Presupuesto (OPC) que lo calcule”, anunció el oficialista Carlos Caserio, que preside la Comisión de Presupuesto del Senado, a cargo del tratamiento del  proyecto junto a la de Asuntos Constitucionales, encabezada por la también oficialista María de los Ángeles Sacnun.

Macri traspasó la policía federal a la Ciudad en 2016 mediante un decreto que triplicó los fondos que recibía por coparticipación: pasaron de 1.4% a 3.75%. Dos años después los bajó a 3.5%. Con otro decreto simple, Alberto Fernández los redujo un punto para ayudar a la provincia de Buenos Aires a pagarle a los policías. Y cuando Larreta realizó una presentación ante la Corte Suprema, envió un proyecto de ley  para precisar cuánto dinero le hace falta y revisarlo cada año.

Calculó 24 mil 500 millones de pesos para 2020, a partir de una combinación de 80% en gastos de personal y 20% de costos operativos, ajustados por el Índice de precios de la Ciudad, que varía más que el Indec, y sin incorporar los valores de los bienes tangibles e intangibles.

“Macri aumentó los fondos en 2016 y en el convenio no estableció ni cómo, ni para qué. Esto se puede ver en los expedientes. La Ciudad nunca aportó documentación. Se comprometió y no lo hizo”, denunció Batakis.

Y señaló que el gasto en 2016 en la policía fue de 8047 millones pero recibieron 24 mil, o sea hubo un excedente de 17.300. El senador del PRO Esteban Bullrich pidió un informe a la OPC para precisar esas cifras, pero la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti dobló la apuesta y planteó que, además, investiguen el dinero que recibió la Ciudad del tesoro nacional entre 2016 y 2019 y cuánto usó realmente en la policía.

Para el Gobierno, la Ciudad necesita 24.500 millones de pesos para financiar la policía este año y en los últimos 4 Macri le envió 86 mil por encima de lo que precisó. La Oficina de Presupuesto del Congreso revisará los números. 

Ante una pregunta del jujeño Guillermo Snopek, también del Frente de Todos, Batakis informó que según sus cálculos, después de financiar a su policía con el dinero que le envió Macri a Larreta le sobraron 86 mil millones de pesos. Fue ahí cuando Caserio anticipó que el organismo presidido por Marcos Makón hará un estudio aún más preciso y ese excedente se sumará a la discusión.

El radical Marín Lousteau reprochó que a Tierra del Fuego, en el 90, se le duplicó la coparticipación por declararla provincia. “La Constitución exige una ley de traspaso y en ese momento no lo exigía. No estamos discutiendo de coparticipación. Este es un proyecto por la transferencia de un servicio y no hay ninguna obligación de financiarlo con coparticipación, porque la evolución de los recursos tributarios puede ser diferente a la del costo de la policía”, señaló Batakis.

Al chat con Martín Mura, el ministro de Hacienda de la Ciudad, Lousteau exigió que las transferencias sean automáticas y no con un presupuesto anual. Ante una consulta de la cordobesa Laura Rodríguez Machado, del PRO, Batakis confirmó que desde el inicio de la pandemia que no hablaban con la administración porteña por este tema.

El economista denunció entonces la falta de un acuerdo entre las partes, necesario para transferir un servicio, pero esta vez le respondió la la subsecretaría de Gestión Administrativa, María Laura Manin. “Esto no es una ley convenio, es una ley que viene a aprobar un convenio que se firmó en 2016”, insistió.

“Estamos de acuerdo que no es dinero de la coparticipación. Los años anteriores nadie dijo nada porque había una federalismo de concertación con las provincias. Hoy es de presión. Es un error hacer una pelea de Buenos Aires contra el interior”, respondió Luis Naidenoff, jefe de Cambiemos.

Gladys González, del PRO, pidió saber cuándo dinero iría a la provincia de Buenos Aires y Batakis no dio mayores precisiones. Lousteau siguió peleándose contra todos. “La Ciudad tiene un sistema privado rico; pero el Estado es pobre: gasta menos por habitante que los demás. Y es solidaria: recibe 7 veces menos copaticipación que las demás y vienen 3 millones de personas por día. Y no es favorecida con ATN”, acusó.

“¿Sabés cuánto significa lo que recibió de más la Ciudad en 2016? El 80% por ciento del presupuesto de Río Negro”, respondió Martín Doñate, senador por esa provincia. “La Ciudad cobra ingresos brutos y sellos a empresas que trabajan en el resto del país como YPF, que produce en la patagonia y refina en Mendoza y Buenos Aires”, le siguió su par mendocina Anabel Fernández Sagasti.

“Quiero creer que no está informado cuando dice que la Ciudad no recibió ATN. Lamento que el Gobierno que integra no le informe bien”, cerró Batakis. El debate seguirá el miércoles, con otro plenario e invitados elegidos por ambos bloques.

El frente Cambiemos, este lunes impugnó la continuidad de las sesiones remotas. Desde este martes las consideran inválidas. (fuente: La Política Online)