El diputado nacional Martin Berhongaray presentó un pedido de informes respecto de la inversión de capitales de China en el sector porcino argentino, que “proyecta duplicar la cantidad de madres reproductoras con que cuenta Argentina, con un manejo productivo intensivo “en confinamiento”. Planteó una serie de interrogantes ambientales, económicas, legales,  comerciales y sanitarias.

“Es sabido que el sector porcino de China (máximo consumidor mundial de carne de cerdo, y también mayor productor a nivel global) adolece de una serie de problemas de eficiencia, productividad y sostenibilidad medioambiental, asociados a la fragmentación y reducido tamaño de las explotaciones y falta de modernización, que están tratando de ser paliados por su gobierno mediante un ambicioso programa de reconversión y concentración que ha generado un descenso en los niveles de producción locales desde 2014, acompañado de una elevada volatilidad en volumen, precios y un incremento paralelo de las importaciones para atender la demanda”, indicó el legislador radical en un comunicado.

“De allí la importancia de que se evacúen todas las preguntas incluidas en el pedido de informes presentado, que requiere al Poder Ejecutivo nacional que brinde también información circunstanciada de los siguientes puntos:

 

  1. Si considera necesario instrumentar una herramienta legal que defina un Plan Porcino Nacional de modo de brindar un tratamiento uniforme y homogéneo en todo el territorio del país a las cuestiones relativas a las condiciones ambientales en que deben realizarse tales explotaciones, conservación de cursos de agua, tratamiento de efluentes, localización de las granjas, protección de localidades próximas, regulación de los mercados exportador e interno, etc.

 

  1. Precise cómo se capacitará al personal que se contrate, dado que el gerenciamiento de tales mega emprendimientos persigue la tendencia hacia la tecnificación, requiriendo de una estructura de expertos así como de especialistas en las áreas que comprende la producción.

 

  1. Señale si, afin de garantizar el mantenimiento del elevado estándar de control epidemiológico que posee el país, se seguirá recurriendo a la introducción de núcleos provenientes de Canadá y Brasil -actual origen genético de las piaras reproductivas-, o se incursionará con genética de China y Europa explicando -en este caso- si se encuentra asegurada la inocuidad sanitaria. Indique si considera técnicamente viable, ante semejante crecimiento de la población porcina, mantener el alto estándar sanitario que posee nuestro país.

 

  1. 4.       Indique en cuántas hectáreas se estima que deberá aumentar la superficie sembrada de soja y maíz para abastecer la mayor demanda resultante así como los resguardos que se adoptarán a fin de evitar que se destruyan recursos a partir de los desmontes u otros ataques a la naturaleza para cumplir con los cupos o exigencias del mercado exportador.

 

  1. 5.       Explique cómo se estructurarán los modelos asociativos para permitir que los pequeños y medianos productores participen del negocio. 

 

  1. 6.       Señale las garantías legales que se evalúan para monitorear que no exista pasaje o intercambio de carne entre el futuro mercado exportador que se proyecta crear y el comercio interno. Asimismo si el entendimiento alcanzado excluye explícitamente la posibilidad de que la producción resultante se venda en el mercado interno.

 

  1. 7.       Indique las condiciones y en función de qué indicadores se establecerá el precio de transferencia (U$S/Tn) con el país asiático, y las garantías de su sostenimiento a lo largo del tiempo.

 

  1. Acerca de los biodigestores: describa la tecnología que se implementará para aprovechar y tratar a los efluentes en la producción de biogás. En función de las cantidades de materia seca requerida en dicho procedimiento, señale si existe viabilidad material y económica para llevar adelante esos procedimientos.

 

En los fundamentos de la iniciativa se reproducen la totalidad de los puntos incluidos en el pedido de informes 4290-D-2020”, cerró Berhongaray.