El dólar blue se vendía este lunes a $138, luego de haber trepado seis pesos la semana pasada y en medio de crecientes tensiones cambiarias.

El dólar oficial, en tanto, se mantenía en $77.50 más impuesto PAIS en el Banco Nación.

El Banco Central continúa con sus microdevaluaciones diarias para administrar el tipo de cambio mayorista, que inició la semana en $73,73.

La autoridad monetaria no puede contener el goteo de reservas. Según los datos oficiales, en lo que va de agosto las reservas cayeron en U$S738 millones. En todo julio, la caída había sido de U$S568 millones. Como la balanza comercial es superavitaria y solo las personas humanas pueden comprar dólares para atesorar, se presume que la presión es por la mayor demanda de dólar ahorro.

“La compra de dólares para ahorro viene rompiendo récords desde junio (tanto en cantidad de compradores como en monto)”, indicó Ecolatina en un reporte. “Para evitar un salto cambiario que acelere la inflación y agrave el impacto regresivo y recesivo de la pandemia, el BCRA vendió más de U$S1200 millones de reservas entre julio y la primera mitad de agosto. Como resultado, las reservas netas están actualmente por debajo de U$S10.000 millones, un nivel crítico que podría dar lugar a nuevos ajustes en el mercado cambiario”, advirtió la consultora.

La presión cambiaria se siente en la brecha entre el tipo de cambio oficial y las divisas paralelas. Además del blue, las cotizaciones bursátiles también suben velocidad constante. El dólar Bolsa se negociaba en torno a los $129,50 y el “contado con liqui” tocó el viernes los 135 pesos.

Así, la brecha entre el dólar mayorista y las cotizaciones paralelas se acerca al 90 por ciento.

Este contexto hace prever a distintos consultores que el cepo cambiario puede cerrarse todavía más, aunque después del canje de deuda, que cierra este viernes 28.

Al respecto, el presidente Alberto Fernández encendió la alarma hace una semana, cuando admitió que estaban analizando el problema. Luego, el Ministerio de Economía desmintió que fuera a restringirse el cupo de 200 dólares mensuales que puede comprar cualquier persona.

El dólar “solidario” o ahorro, que surge de sumarle el 30% de impuesto PAIS a la cotizacion minorista, promedia más de $101 en los bancos.

Tasa, impuesto o cepo

La suerte del dólar ahorro se define minuto a minuto. El Ministerio de Economía espera que un exitoso canje de deuda descomprima la presión sobre el tipo de cambio. En el Gobierno dicen que, hasta que no se cierre esa operación, no habrá cambios en el cepo.

El Banco Central sostiene que los mayores controles sobre los “coleros digitales” desincentivaron la “fuga” de divisas desde las cajas de ahorro hacia el mercado informal. Los depósitos en dólares, muestran, aumentan a mayor ritmo que en meses anteriores.

Pero los analistas notan que faltan definiciones más contundentes para evitar una devaluación más profunda. Una podría ser subir la tasa de interés de los plazos fijos, que hoy se encuentra apenas por encima de la inflación pero no le gana con contundencia a la devaluación del peso.

Otra alternativa es impositiva: o generar algún incentivo para que los dólares se queden en los bancos (por ejemplo, bajando el impuesto PAIS si el dinero no se retira, aunque la dolarización sería más barata); o subiendo el tributo para encarecer la compra de dólares.

La tercera, más contundente, es la de reforzar el cepo. Los analistas coinciden en que descomprimiría a corto plazo la presión cambiaria, pero abriría nuevos problemas en el frente económico: más desincentivos a la liquidación de exportaciones, más demanda de divisas comerciales para importar y, sobre todo, más brecha entre el dólar oficial y el paralelo.

Compartir