El sindicato de petróleo y gas con asiento en Río Negro, Neuquén y La Pampa, exigió a las consignatarias que defina el pago de una deuda del 16.2% y abra el debate por nuevos incrementos, con la amenaza de parar desde el jueves.  Pidieron ser convocados en 48 horas. Y acusan de “egoísta” a YPF por no retomar actividades.

“Enviamos una carta documento a las cámaras signatarias de convenios para que en 48 horas convoquen a una mesa prevista en la paritaria 2019 con el fin de aplicar esa cláusula de revisión pendiente, tal como fue homologado. Allí también queremos acordar un mecanismo para plantear las paritarias del presente año”, firmaron en un comunicado, firmado por el secretario general Guillermo Pereya y el secretario administrativo Marcelo Rucci.

“Transitamos 5 meses de confinamiento por la pandemia de Covid 19. En ese lapso, que aún no tiene un final, hemos expuesto de manera permanente el sacrificio que ha hecho cada trabajador de la industria hidrocarburífera. Confinados, suspendidos y con los salarios recortados desde la declaración de la cuarentena”.

“De no haber una respuesta positiva, el Sindicato iniciará un paro total de actividades con afectación de producción por 24 horas a partir del jueves 27 de agosto” , amenazaron. El gremio criticó “la actitud de YPF, que insiste en querer avasallar y eliminar derechos adquiridos y acordados con todas las partes de la industria de petróleo y gas”.

 

“En la cuenca neuquina otras empresas nunca dejaron de trabajar y lentamente, aprovechando la recomposición de precios, retoman la actividad. YPF, en cambio, decide buscar refugio y complicidad entre funcionarios del actual gobierno en lugar de ponerse a trabajar”. 

“Prepotentemente quiere imponer una reforma del Convenio Colectivo de Trabajo que rige a la actividad saltando todas las instancias previstas por las leyes laborales, la Constitución Nacional y pactos internacionales”.

“La incertidumbre que plantea YPF para la industria no tiene asidero en la realidad, el enorme déficit de 85 mil millones de pesos no se debe a los sueldos de los trabajadores, sino a la sucesión de administraciones ineficientes”.

“No vamos a tolerar matonerías ni manoseos. Estamos dispuestos a trabajar, pero con diálogo y no con imposiciones descabelladas. Para crecer y avanzar hay que dar un primer paso, hay que saber escuchar y entender que desde la diferencia se puede construir un futuro que hoy, por la mezquindad de la dirigencia de YPF, aparece borroso para miles de trabajadores del país. Eso en estos tiempos es inconcebible y nos van a encontrar de pie para enfrentarlos. (fuente: Telam)

Compartir