Desde la costa azul de Francia, donde este fin de semana se instaló a pasar la cuarentena antes de viajar a Zurich, Mauricio Macri firmó un comunicado con autoridades y legisladores de Cambiemos para rechazar la reforma judicial, que definieron como “una reedición de los 90” con un alto costo fiscal y un aumento caprichoso de los juzgados de la Ciudad, que toman causas por corrupción de los gobiernos de turno.

“Implica la creación de una desmesurada e injustificada cantidad de cargos, cuyo costo fiscal estimamos en unos $ 4000 millones anuales.  En un contexto en el cual la economía se derrumba en una escala sin precedentes, crecen el desempleo, la desigualdad y la pobreza, los esfuerzos de los tres poderes del Estado y de las fuerzas políticas deben estar puestos en trabajar en una mejora sustancial del Estado, para hacerlo más productivo y en la eliminación de los privilegios”, firmó Macri.

La segunda firma es la del diputado y presidente de la UCR Alfredo Cornejo; y le sigue la titular del PRO Patricia Bullrich; y el de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro, también miembro de la Cámara baja.

Le siguen los diputados Juan Manuel López (Coalición Cívica), Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (PRO); los senadores Luis Naidenoff, Martin Lousteau (UCR), Humberto Schiavonni (PRO); el jefe de Gabinete Horacio Rodriguez Larreta y Miguel Ángel Pichetto.

El comunicado se conoció un día antes del inicio del debate en el Senado, con l visita de la ministra de Justicia Marcela Losardo. Recién a fin de mes se votaría en el recinto virtual y el oficialismo tiene mayoría simple para enviarla a Diputados, donde los números están más justos.

“El proyecto es contradictorio con la reforma de fondo del sistema de enjuiciamiento penal, concebida por el nuevo Código Procesal Penal Federal. El sistema acusatorio demanda más fiscales y no más jueces. La cantidad de órganos proyectada es arbitraria y no responde a ningún estudio serio respecto de la carga de trabajo”, señalan.

Se refieren a la multiplicación de los juzgados federales de Comodoro Py por tres, de 12 a 46; aun cuando el sistema acusatorio le brindará poder a los fiscales en la investigación. “Se trata de una reedición agravada de las reformas de la década de los noventa, cuándo se amplió la Corte Suprema de cinco a nueve miembros para crear la mayoría automática”.

“Apareció el per saltum para facilitar privatizaciones irregulares; se duplicaron los cargos del fuero en lo criminal federal de la Capital para designar jueces propios, y se integró la Cámara de Casación con magistrados sin la capacitación y la decencia que demanda el cargo”.

“Por otra parte, no podemos desconocer que la reforma se impulsa en un contexto donde funcionarios del gobierno promovieron la libertad de presos comunes y corruptos confesos. Juntos por el Cambio se opone a la propuesta del Poder Ejecutivo y propone la agenda de la gente, de los miles que están perdiendo su trabajo, de los ciudadanos que sufren la inseguridad y que tienen Jueces que solo se les ocurre liberar delincuentes”, culminaron. (fuente: La Política Online)

Compartir