Sergio Ziliotto hizo el anuncio en conferencia de prensa desde Casa de Gobierno. Santa Rosa, Toay y Macachín se suman a Catriló en el retroceso a Fase 1. “No hemos podido aún cortar la cadena de contagio, necesitamos una población quieta”, justificó el gobernador. “Eso se logra solo con la menor circulación posible”, agregó.

“Lo que trabajamos tanto para que no sucediera, ha sucedido y el virus entró de afuera lamentablemente. Hicimos mucho desde los tres poderes y también la sociedad. No fallaron ni los controles del Estado ni las personas que se exponen día a día llevando adelante actividades esenciales”, dijo en el inicio. “La irresponsabilidad social es de un grupo minúsculo, que ya le llegará la hora de hacerse cargo de sus actos”.”, afirmó visiblemente molesto.

“Para restringir la circulación y focalizar la búsqueda, hemos decidido que el conglomerado Santa Rosa, Toay,  Macachín pasen a fase 1.

Ziliotto enumeró las actividades permitidas: “alimentación, farmacias, servicios esenciales de mantenimiento, ferreterías, comercialización agropecuaria, bancaria, estaciones de servicio, registros públicos, obra pública, reparación de vehículos vinculados a actividades esenciales, transporte urbano para trabajadores esenciales. Se pone en vigencia el mismo esquema de la fase 1”.  

“Lamentablemente tenemos que hacer un esfuerzo. Estamos muy seguros de la decisión que tomamos, no es simpático lo que estamos anunciando. Le agradezco a los presidentes de bloques por el apoyo a la decisión”, indicó.

Estuvieron en el encuentro con los medios el vice Mariano Fernández, el  ministro de Salud Mario Kohan, el presidente del STJ Roberto José Sappa,  el presidente del bloque del FreJuPa, Julio “Tato” González, de Propuesta Federal, Martín “Cato” Ardohain  y el del bloque de la UCR, Francisco Torroba.

Compartir