El 13 de diciembre de 2018 la empleada legislativa Claudia Guebel denunció  por abuso sexual al senador radical Juan Carlos Marino, que desde 2003 ocupa la banca por la minoría de la provincia de La Pampa. 

La justicia lo sobreseyó y estos últimos días se difundieron audios del entonces director de operaciones de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Alan Ruiz (fue además funcionario de Tierno)  en los que describe los hechos como “un armado” para evitar que el ex intendente de Miguel Riglos fuera candidato a gobernador. En diálogo con el sitio porteño La Política Online no descartó que haya sufrido una embestida de radicales o macristas, pero recordó que el ex espía trabajó con su principal adversario político.

¿Qué le parecieron estos audios sobre la denuncia que le hicieron?

-Desde el primer momento sospeché que se trataba de una operación. Ni siquiera había sido notificado y mi abogado Claudio Calabresi se presentó ante el juez federal Ariel Lijo. Fui al senado, con toda la prensa encima, y dije lo que nadie imaginaba: que era inocente y lo tenía que demostrar en la justicia. Y que si Lijo quería, que pidiera mi desafuero. Pero nunca me llamó a declarar.

La jueza (María Eugenia) Capuchetti, que quedó a cargo porque Lijo subrogaba, dicta un fallo contundente, que el fiscal (Federico) Delgado no apela. Sí lo hace Guebel, pero la Cámara lo ratifica. Siempre supe que se iba a saber la verdad. Que fue una operación y está más que comprobado con estos audios. Espero que la justicia llegue a las últimas consecuencias, para que sepan el infierno que me hicieron vivir.

Durante cuatro años fui vicepresidente del Senado y entendí  que no podía seguir ocupando ese lugar. Y aquellos que pretendían que no fuera candidato a gobernador, en lugar de discutir proyectos e ideas recurrieron a estos incapaces. Si supieran el daño que me ocasionaran no lo volverían a hacer. Pero estoy feliz y quiero que actúe la justicia.

-De los audios se desprende que fue una operación de los agentes de la AFI y mencionan a (Enrique) Coti Nosiglia.

-A Nosiglia sacalo, porque es mi amigo personal, es honesto y lo valoro por ser una de las personas que formó parte del círculo íntimo del mejor presidente de la historia, como fue Raúl Alfonsín. Estos personajes siniestros ponen la lupa en otro lado para que no se vean los responsables.

Yo sospecho de todos. De mi espacio, Juntos por el Cambio; y del peronismo también. Sería un irresponsable si diera nombres, pero tengo sospechas sin confirmar. Hay mucha gente que no quería que fuera candidato.

A Arribas y Majdalani les dije lo mismo que a todos: que la denuncia era una operación de alguien al que le molestaba mi nombre.

El 10 de diciembre (de 2018) tuve una reunión con el frente y les propuse hacer una propuesta y poner a los mejores candidatos. Cuando vi que se peleaban más por los diputados que por los ministerios, tomé la decisión indeclinable de no ser candidato. Pero las listas se presentaban el 20.

– ¿Entonces pudieron estar involucrados quienes fueron candidatos de su espacio? (El radical Daniel Kroneberger le ganó una interna a Carlos Mac Allister, del PRO)

-Había muchos interesados en que no fuera candidato. Este señor, (El ex director de operaciones de la AFI) Alan Ruiz, era parte del gobierno provincial. Integró la gestión de (el ex gobernador peronista de La Pampa) Carlos Verna.

– Usted presidía la bicameral que fiscalizaba los organismos de inteligencia ¿No cree que hubo responsabilidad en el accionar de Ruiz de los entonces jefes de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Madjalani?

-Yo fui presidente de la bicameral en minoría, lo cual no es fácil. Tuvimos un desempeño importante y cuando Arribas y Majdalani tuvieron que dar explicaciones (por la denuncia de espionaje ilegal del abogado Marcelo D’Alessio), lo hicieron.

Cuando (el actual senador) Parrilli me llamó por teléfono porque quería tener una reunión con nosotros la convoqué rápidamente y agradeció la celeridad que tuve. Hay que dejar que la justicia actúe y no apuntar ni a uno ni a otro.

-¿Qué le pudo decir usted a Arribas y Majdalani cuando lo denunciaron?

-Lo que dije siempre: que era una operación de alguien al que le molestaba mi nombre.

-¿El juez Ramos Padilla les confirmó en la comisión que había espionaje ilegal?

-Eso forma parte de la confidencialidad.

– ¿Volvió a hablar con Arribas?

No. No volvió a hablar.

-¿Toda la denuncia de Guebel es falsa?

-¡No le quepa duda! Y no lo digo yo: lo dice la justicia.

-¿Cómo imagina que fue inducida?

-Sería un irresponsable si dijera cómo fue la operación. Hay que preguntarles a ellos.

-Pero no eran libre pensadores. Respondían a la AFI, que depende de la presidencia.

-Por eso es fundamental que actúe la justicia. El poder judicial es el que investiga las anormalidades y uno tiene que ajustarse.

-¿Tuvo acceso a las recientes denuncias de espionaje ilegal del anterior Gobierno a dirigentes oficialistas y opositores?

-Hay una confusión. En la bicameral no fiscalizamos eso. Monitoreamos gastos de la AFI, de la policía federal, la gendarmería, las fuerzas armadas y la prefectura naval. Pero no tenemos acceso a las operaciones secretas.

-¿Cree posible que haya habido espionaje ilegal?

-No conozco la causa, por lo cual es una limitante grande, porque no puedo ir a Buenos Aires. Si retorno, tengo 14 días de cuarentena. Los legisladores tendríamos que tener acceso a un hisopado rápido así podemos viajar.

-El ex agente José Luis Vila denunció en la bicameral que le enviaron un explosivo a su domicilio. ¿Cuál es su relación con él?

-Lo conozco hace un tiempo largo, porque es del radicalismo. (El diputado oficialista Leopoldo) Moreau hizo una reunión en la que participé de forma remota. Tenemos que esperar cómo sigue.

-La denuncia de Vila fue de 2018, cuando usted presidía la comisión, pero la expuso ahora. ¿No supo nada?

-No nos llegó. Y no tenemos que saber lo que actúa la justicia. Además, éramos minoría. Los que ahora son oficialismo la podrían haber pedido y no lo hicieron.

– ¿Cuáles van a ser las citaciones?

-Por ahora, Vila mandó un escrito a la bicameral. Veremos en las próximas reuniones. (fuente: La Política Online)

 

Compartir