El ministro del Superior Tribunal de Justicia, Fabricio Losi, valoró el avance del trabajo por videoconferencia aunque descartó que pueda reemplazar definitivamente a las formas tradicionales.

En el regreso a la actividad del Poder Judicial, numerosas medidas preventivas se tomaron a fin de preservar la salud de empleados del sector como así también de abogados y público en general que se acercó hasta las distintas instalaciones con la constancia de su turno.

El ministro del Superior Tribunal de Justicia, Fabricio Losi, se refirió a la vuelta de la actividad en diálogo con el diario La Reforma: “La actividad se reanuda porque se levanta la feria y ello implica que corran los plazos procesales. Pero hay una mezcla de formas de trabajo que venimos manejando tendiendo a que no se paralice el trabajo judicial, sino que se reactive, pero circulando la menor cantidad de gente conforme a las medidas sanitarias”, explicó.

Losi aseguró que hay empleados y funcionarios que no pueden asistir a su lugar de trabajo por su edad o por ser personas con factores de riesgo. En ello, hay otra porción relacionada a las madres con niños en edad escolar y una combinación de la atención personalizada con las labores a distancia, a fin de cumplir con todos los requerimientos laborales.

“El sistema por videoconferencia está muy afianzado en el fuero penal, mientras que en los restantes se está desarrollando a contrarreloj para que ingresen a un sistema parecido. Ello previendo la posibilidad que nos toque una etapa de restricción de circulación y así estar preparado para que pueda funcionar a distancia”, indicó el trenelense.

 “El teletrabajo funcionó, pero por supuesto hay una parte presencial que necesita el juez. Como se ha visto, los debates cuando son complejos, se deben llevar a cabo así, pero creo que se deben combinar las dos cosas. No creo que la tecnología llegue a reemplazar las formas de trabajo tradicionales”, agregó.

“Requerimos que se cumpla el distanciamiento social obligatorio, pero también nos encargamos que exista la provisión de formas de higienizarse las manos, la circulación con barbijos y la reserva de turnos. Esta última hace que no haya aglomeración de gente en las mesas de entrada”, indicó.

El funcionario judicial aseguró que se han dividido los horarios de atención con el afán de evitar posibles aglomeramientos en las instalaciones: “El gran flujo de profesionales vendrá a partir de las 8:30 de la mañana, porque con anterioridad se dan los turnos urgentes. Esto tiene que ver con permitirle a los abogados que tienen un vencimiento de un plazo que puedan hacerlo con celeridad”, señaló.

 “Los fueros civil, de Familia, de Ejecución Civil, Concursos y Quiebras y el fuero laboral son los que tienen mayor demanda. Hay que ver cómo se desempeñan ya que las que tienen mayor afluencia son las defensorías civiles, que trabajan con turnos y medidas de seguridad. Pero tendremos que recorrer y consultar”, finalizó. (fuente: La Reforma)

Compartir