El ministro de Salud pampeano, Mario Kohan, fue ayer a la comisión de Legislación Social y Salud Pública de la Legislatura provincial, para informar a los diputados sobre el estado de la provincia y el sistema de salud con respecto al coronavirus.

 “El estatus epidemiológico de La Pampa se sostiene igual en los últimos días. No hemos tenido casos, y estamos estables”. Además, sobre la liberación de las actividades y la flexibilización de la cuarentena, opinó: “He visto en general un muy buen comportamiento. En la medida que el contexto epidemiológico nos ayude, es clave que cuidemos entre todos la flexibilidad. Depende de nosotros. No podemos pretender que tengamos un policía para cada ciudadano. Cada uno se tiene que hacer cargo de su parte”, dijo el funcionario de Ziliotto.

En relación a las decisiones políticas que ha tomado el gobierno pampeano,  indicó que el Ejecutivo “ha actuado con rapidez, con medidas lógicas. Es una cuarentena con responsabilidad porque ahora depende de nosotros, de cada uno. Espero que se queden los nuevos hábitos de higiene para más adelante. Todos deben saber que cuanto aumenta la libertad, aumenta el virus, por eso es muy importante la responsabilidad”.

Sobre la posibilidad que se liberen restricciones en los pueblos chicos, afirmó: “Que no tengamos casos no quiere decir que no los vayamos a tener. Es lógico pensar que el país va a sufrir la enfermedad. Tal vez en diferentes matices. Pero la realidad es que, sin bien acá no se han detectado en los últimos días, estamos rodeados por provincias que sí lo tienen”.

 “En La Pampa asumimos que no hay contagio viral porque fueron cinco casos nada más, y no hemos tenido nuevos. Los testeos se van a hacer con diferentes estrategias que vamos a ir aplicando, junto con las medidas de contención”, dijo y calculó que “junio y julio van a ser dramáticos”.

Respecto las personas que se encontraban en otra provincias y, gracias al plan “Regreso a casa”, han podido retornar a La Pampa, informó que en estos momentos “cumplen con un aislamiento preventivo porque, si nosotros no tenemos transmisión, claramente el peligro va a venir de afuera”. También, reconoció que el programa “nos está generando un dolor de cabeza, porque implica un procedimiento que debe cumplirse, y los 14 días de aislamiento son 14 días. Yo pienso que regular el ingreso para que vengan con plena seguridad, es el camino inexorable”.

Sobre el uso del tapabocas, declaró: “Yo fui uno de los que se opuso en un principio. En un momento no tenía mucho sentido el tapaboca. Igualmente, si mantenemos la distancia social de dos metros no haría falta. Ahora bien, hay un principio epidemiológico que es la precaución. Como daño no hace, algunos expertos sugieren que se utilicen. Usémoslo por precaución. Ahora sí estoy de acuerdo, pero por el contexto diferente que tenemos que atravesar”.

“En la guerra la primera víctima es la verdad” en este contexto de pandemia “la primera víctima fue desnudar al sistema de salud en los países más desarrollados, que se mostraban como un ejemplo a seguir, pero que no tomaron las medidas de precaución”, dijo.

Sin embargo, dijo que “estas medidas son de alto impacto social y económico, pero si no se toman se pagan con vidas. El buen panorama en la provincia le ha permitido al gobernador hacer una política de flexibilización. Tenemos que estar satisfechos de que hemos caminado juntos y bien”, cerró en el informe ante los diputados y diputadas.

 

 

 

 

 

 

Compartir