Es un ingreso que donaron todos los presidentes anteriores por la incompatibilidad de cobrar dos salarios en la función pública. Un grupo de trabajadores del Banco Nación exigió públicamente que el ex presidente de la entidad, Javier González Fraga, devuelva los casi 500 mil dólares que habría cobrado por desempeñarse como miembro del Directorio del Banco Latinoamericano de Exportaciones (Bladex) durante su presidencia en el Banco Nación.

Bladex es un banco para grandes y medianos exportadores de toda la región con sede en Panamá del que el Banco Nación es accionista y como tal tiene derecho a una silla en el Directorio.

El reclamo de los trabajadores remarca que está prohibido en la gestión pública recibir una doble remuneración -exceptuando la que se reciba por ejercer un cargo docente- y que los antecesores de González Fraga habían donado ese segundo salario. 

“El Nación es accionista del Bladex, por eso tiene derecho a cobrar dividendos. El tema es que ninguno de los presidentes anteriores lo había hecho, la tradición es que todos lo donen”, explicó una fuente de la entidad con años de trayectoria.

Es por eso que los trabajadores solicitan que Fraga destine el dinero a un fondo de apoyo a las pymes para afrontar las dificultades que les generó el coronavirus.

“Si bien en el sector público está expresamente prohibido cobrar dos salarios (exceptuando la actividad docente), González Fraga habría aprovechado la zona gris de una empresa pública, fuera de la administración central, para embolsar honorarios anuales por unos USD 150.000. Ante la clara incompatibilidad que este cobro conlleva, la mayoría de sus predecesores había optado por donar sus honorarios a la Fundación Carlos Pellegrini, cosa que González Fraga logró evitar”, denuncia este grupo de trabajadores autoconvocados.

De ahí que hacen un cuestionamiento ético por los 450 mil dólares recibidos a partir de los tres años en los que presidió la institución. “La pandemia del coronavirus se expande no solo a nivel epidemiológico. También avanza como una marea alta sobre los políticos y sus excesos. En el camino, desnuda hechos de corrupción, de compras sobrevaluadas y de oferentes vinculados a la política. Y sobre sueldos, y dobles sueldos, en momentos en que el sector privado se queda sin ingresos”, sostienen.

 

 

Esta denuncia no tendría consecuencias judiciales, pero afectaría claramente la imagen del ex presidente del Banco Nación justo cuando está en el centro de la causa por los préstamos a la empresa Vicentín, la principal aportante de la campaña de Mauricio Macri. “Nadie puede obligarlo a que lo devuelva, pero es un escándalo desde el punto de vista moral”, dicen los trabajadores del banco.

En cambio, por la causa Vicentín, Fraga fue imputado en febrero por el fiscal federal Gerardo Pollicita por haberle prestado a dicha compañía -que posteriormente entró en cesación de pagos-, unos $18.500 millones, una cifra muy por encima de los límites prudenciales correspondientes. (fuente: La Política Online)

Compartir