La CTA de los trabajadores de La Pampa expresó este martes mediante un comunicado de prensa que a  “esta altura de la cuarentena, la violencia ilegítima ejercida por la policía de La Pampa nos obliga a sumar nuestra solidaridad y reclamo con demás organizaciones para continuar con el repudio y exigir Justicia”.
“¿Qué le pasa a la policía, que le pasa a la institución? ¿Es que están convencidos de que su abuso de poder quedara impune? ¿Es que no pueden controlarse? ¿Es que se trata de una medida tomada internamente por la institución policial? ¿Es que hay uniformados que disfrutan de maltratar a las personas? Si la ciudadanía debe tener sanciones por no cumplir con la cuarentena (que no es tema de discusión, todas/os estamos haciendo un gran esfuerzo) ¿Qué sanciones le caben a las infracciones cometidas por el personal responsable de cuidar y controlar que se cumpla esa medida?, se preguntaron desde el sector gremial.
“Debe investigarse y sancionarse a quienes ejercen abuso de poder al tratar de manera indigna a las personas, burlarse, desnudar a las mujeres y mantenerlas esposadas, violentar verbalmente, encerrar bajo llave, golpear, y demás faltas de respeto, totalmente repudiables”, agregaron.
“¿Qué les pasa a las autoridades? No vemos que reaccionen de manera adecuada. Mientras las denuncias se multiplican, no se toman medidas contra los abusadores y sus responsables, por el contrario, siempre esgrimen algún tipo de justificación. Así no podemos confiar en ellas”, cuestionaron en otro tramo del escrito.
“La valiente denuncia de la docente Belen Alonso, es una demostración más de estos hechos de absoluta violencia y desidia, respectivamente. Sabemos además, que hay personas que no se animan a denunciar, por lo que hay más hechos de violencias de los que salen a la luz”, indicaron.
“Llamamos a las organizaciones a realizar acciones en conjunto y colectivamente a sumar fuerzas para exigir a las Autoridades políticas y a la Justicia frenar este accionar policial. De aquí en adelante muchas cosas de nuestra sociedad deben, y van, a cambiar a partir de este suceso sanitario mundial, y los cambios deben ser para que la Sociedad sea más justa y menos violenta, entre otras cosas. Es por ello que no se deben, ni pueden, admitir hechos de violencia institucional ejercidos por el Estado”, afirmaron.
“Aún sigue luchando por su vida Francisco Vivandelli, quien llevaba detenido cuatro días por violar la cuarentena. De su celda, a terapia intensiva. No sabemos en qué va quedar esto en cuanto los responsables. Es evidente que la formación que recibe nuestra policía guarda resabios del último régimen de facto, y lejos está del respeto por los Derechos Humanos, propios de una Sociedad Democrática y Responsable”, cerraron desde la CTA.

Compartir