Luis D’Elía fue beneficiado este mediodía con la prisión domiciliaria, después que la Justicia entendiera que representaba un riesgo para los demás detenidos del penal de Ezeiza, si reingresaba tras haber estado en una clínica en medio de la pandemia de coronavirus.

La decisión fue tomada por la jueza Sabrina Namer, del Tribunal Oral Federal número 8, luego de que el dirigente fuera trasladado desde la cárcel hasta la Clínica Anchorena por un cuadro de fiebre producto de unas anginas, síntoma probable de Covid-19.

D’Elía se negó a ser atendido en el Hospital Penitenciario Central de la cárcel de Ezeiza al detectarse el estado febril, por lo cual fue trasladado. La jueza Namer estimó que, tras haber estado en la calle, particularmente en un centro médico, D’Elía representaba un riesgo para el resto de los detenidos y para el personal del Servicio Penitenciario Federal ante la posibilidad de que sea vector de coronavirus. Aclaró que era una medida transitoria.

El dirigente se encuentra cumpliendo una pena de tres años y nueve meses de prisión por la toma de una comisaría de La Boca en 2004. La cumple en Ezeiza y hasta ahora se le habían negado todos los pedidos de libertad y arresto domiciliario. D’Elía había alegado problemas cardíacos y de hipertensión, sumados a su condición de diabético. Ahora, con 63 años, su condición lo ubica dentro de los sectores de riesgo ante la pandemia.

Su arresto domiciliario se da escasas horas después de que convocara a través de redes sociales a un “tuitazo” para exigir la libertad de los “presos políticos”.

De acuerdo al Servicio Penitenciario Federall, hay 1280 presos en estado de riesgo. La Cámara de Casación Penal continúa pidiendo que los magistrados revisen la situación de cada detenido y que se proceda a morigerar las medidas de restricción en los casos en que sea posible. (fuente: Página 12)

 

Compartir