Es una de las 10 excepciones que agregará Alberto en otro Decreto.  El ministro de la Producción, Matías Kulfas, podrá autorizar a que funcionen industrias en riesgo. Fernández sumó así a diez sectores exceptuados a cumplir la cuarentena general

La décima, enumerada en el DNU, corresponde a «restaurantes, locales de comidas preparadas» y «rápidas» que no podrán abrir sus puertas pero sí «vender sus productos a través de servicios de reparto domiciliario, con sujeción al protocolo específico establecido por la autoridad sanitaria».

Es el habitual delivery, que ahora podrá sumar empleadores en cada rincón del país. «En ningún caso podrán brindar servicios con atención al público en forma personal», completa el decreto, por si acaso.

Los hoteles también podrán tener a su personal trabajando si se dedican a la atención sanitaria, como empezaron a hacer muchos desde este viernes. Y estará disponible la «dotación de personal mínima necesaria para la operación de la Fábrica Argentina de Aviones» y el «transporte y distribución de combustibles nucleares».

Hay otra concesión al sector agropecuario, que además de producir y comercializar con normalidad los granos podrán elaborar y distribuir biocombustibles. Además, se sostendrán las «actividades vinculadas a la protección ambiental minera».

Como el sector financiero tampoco debe parar, las autoridades de la Comisión Nacional de Valores estarán facultadas a «autorizar la actividad de una dotación mínima de personal y de la de sus regulados, en caso de resultar necesario» y habrá «operaciones de garages y estacionamientos, con dotaciones mínimas».

La primera excepción agregada es bien genérica y le otorga poder de policía al ministro de Producción Matías Kulfas. Se trata de las industrias «que realicen procesos continuos cuya interrupción implique daños estructurales en las líneas de producción y/o maquinarias».

Muchas advirtieron consecuencias irreparables si cerraban sus puertas de repente y la secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, a cargo de Ariel Schale y bajo el mando de Kulfas, deberá evaluar caso por caso.

El resto de los nuevos liberados del aislamiento son sectores de la cadena alimenticia que no habían sido incluidos en el decreto original como las «curtiembres», aunque «con dotación mínima, para la recepción de cuero proveniente de la actividad frigorífica».

Y se aclara que funcionarán las «industrias que integran la cadena de valor e insumos de los sectores productivos de alimentación y bebidas, higiene personal y limpieza, equipamiento médico, medicamentos, vacunas y otros insumos sanitarios». (fuente: La Política Online)

 

Compartir