Aunque aún descansa en el sur, Mauricio Macri hizo un “alto” en sus vacaciones y decidió tener su primera reunión política del año y arengar a sus seguidores pensando en las elecciones de 2021.

Este viernes que pasó, recibió a un grupo de dirigentes del PRO de Río Negro para hablar de la coyuntura de forma distendida. En el encuentro resaltó que en 2019 se estaban construyendo “las bases para el crecimiento de la economía y la baja de la inflación” pero, tras el resultado de las PASO con la victoria del Frente de Todos, “ese camino no se pudo continuar”.

Además, hizo especial hincapié en que los dirigentes de Juntos por el Cambio debían destacar, más allá de la economía, la política internacional de su gobierno. “Nos abrimos al mundo, generamos confianza en la Argentina”, se ufanó.  También,  revalorizó la figura de su compañero de fórmula Miguel Pichetto y apuntó a generar nuevos liderazgos.

Fue, además, la primera aparición pública del ex jefe de Estado: desde que salió del poder no emitió opinión alguna, de manera pública, sobre la presidencia de Alberto Fernández, ni de sus medidas de gobierno en las primeras semanas en la Casa Rosada. Y, por ahora, no está previsto que regrese a la política doméstica, aunque comenzará, desde febrero, a reactivar su agenda internacional para posicionarse como la contracara de la política exterior que decidió encarar Alberto.

Pero no solo eso: en los últimos días activó su teléfono para dialogar con varios de sus ex funcionarios, en especial varios ministros de su Gabinete. En concreto, los indagó sobre cómo veían las primeras semanas del nuevo gobierno e hizo especial mención a si estaban teniendo problemas judiciales o denuncias sobre el paso por la gestión. En un caso, incluso, le preguntó si necesitaba ayuda económica para el día a día.

De todas formas, ayer, en el SUM de un complejo hotelero en Bahía Manzano, muy cerca del country Cumelén, en Villa La Angostura, donde descansa desde fin de año con su mujer Juliana Awada, la reunión tuvo un tono “familiar”.

“Muchos querían verlo, quisimos que se sienta acompañado y le agradecimos lo que hizo como presidente”, explicó uno de los dirigentes que participó del encuentro. La charla fue coloquial. Macri estaba relajado, lejos de la tensión del último año, y los alentó a seguir “trabajando para las elecciones de 2021”. Uno de los organizadores del encuentro fue Aníbal Tortoriello, ex candidato a intendente de Cipolletti, quien perdió por 200 de los 35 mil votos que había en juego en la ciudad rionegrina.

El dirigente llegó de la mano del diputado nacional y ex viceministro del Interior Sebastián García de Luca. Y, ahora, luego de varios años intervenido, el PRO local se normalizará en las próximas semanas con Tortoriello como nuevo presidente. También participaron legisladores locales y dirigentes provinciales, como Juan Martín. Macri no había aparecido desde Navidad, cuando dedicó un mensaje escueto por redes sociales. Luego, hace pocos días, Awada lo mostró por Instagram al borde del lago Gallardo. Los primeros días de febrero estará en Buenos Aires con un equipo pequeño de leales, pero seguirá activo: busca conservar el 40% que lo votó. (Fuente www.perfil.com).

Compartir