Vida efímera la de los reductores de velocidad de la Perón, que fueron pisados menos de un mes por autos, motos, camionetas y otros vehículos que circulan diariamente por la importante arteria que une Santa Rosa con Toay. Los colocó Altolaguirre en diciembre y los borró de un saque di Nápoli en enero.

Según la gestión del camporista santarroseño “la medida obedece a la importancia de aunar criterios entre los municipios de Toay y Santa Rosa en temas inherentes al tránsito de la principal arteria que une las dos localidades. De esta manera se unificarán medidas respecto a velocidades máximas, prioridades de circulación en las rotondas, entre otros temas”, informaron en un comunicado de prensa.

“Personal municipal comenzó hoy a extraer reductores de velocidad ubicados en la Avda. Perón, en el tramo que comprende a Santa Rosa, entre Avda. Uruguay y Ñandú Sur. Las tareas se extenderán hasta el día de mañana por lo que se solicita a la población circular con precaución por el lugar”, agregaron desde el área municipal de prensa.

 

Compartir