Tras el anuncio de un nuevo incremento del 5% en los combustibles por parte de YPF y Axion, el gobierno informó este domingo que lo dejará sin efecto. Alberto Fernández le pidió al titular de YPF, Guillermo Nielsen, que deje sin efecto el aumento. El presidente le trasmitió al titular de YPF la “inconveniencia” de avanzar con ese ajuste, en un momento en que el Gobierno está tratando de desacelerar el ritmo de la inflación.

La Casa Rosada hizo trascender que “jamás” existió autorización alguna para que YPF aumente, ya que todas las tarifas están “congeladas por seis meses”. Desde la visión del Gobierno de Fernández, las petroleras “ganaron mucha plata en estos años”, junto con el resto de las empresas del sector energético, el agro, la minería y el sistema financiero.

El Gobierno recordó, además, que también seguirán congeladas las tarifas de gas, electricidad y transporte.

El precio de los combustibles iba a subir un 5% a partir del lunes y sería el décimo ajuste del año y el primero bajo el gobierno de Alberto Fernández.

El nuevo presidente de YPF, Guillermo Nielsen, había cuestionado la decisión de Mauricio Macri de congelar el precio del petróleo desde la explotación hasta el despacho en las estaciones de servicio, tras caer derrotado en las PASO.

El incremento decidido por YPF apuntaría a brindar una señal a los inversores llevando los valores más cerca de los niveles internacionales.

Ese ajuste, sumado al alza de los biocombustibles, derivó en nuevos aumentos en los surtidores que rondaron el 5% y 6%.

Para sumar presión sobre los precios, en enero se actualizará el Impuesto a la Transferencia de Combustibles, que también había quedado congelado luego de las PASO. (fuente: Diario Popular)

Compartir