El juez federal Luis Rodríguez procesó este viernes al ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, por negociaciones incompatibles con la función pública en el marco de la causa en la que se investiga si benefició a la empresa Shell, de la que había sido directivo y accionista, desde la cartera energética. También procesó a la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, por el delito de encubrimiento; según informaron fuentes judiciales a Télam.

El magistrado decidió el procesamiento de ambos al entender que había pruebas suficientes respecto a la acusación de negociaciones incompatibles con las funciones públicas contra Aranguren con un embargo de 1,2 millones de pesos y por supuesto encubrimiento y abuso de autoridad por parte de Alonso, a quien le trabó un embargo de 1 millón de pesos.

En la causa se investiga el rol de Aranguren en su paso por el Ministerio de Energía y Minería y si afectó su desempeño el hecho de poseer acciones de la petrolera que supo dirigir, mientras que Alonso es cuestionada por una supuesta falta de control de esa situación.

La denuncia se originó en 2016 por una presentación de los diputados nacionales Martín Doñate y Rodolfo Tailhade.

Según acusaron, entre 2003 y 2015 Aranguren fue presidente de Shell, a la par que sería titular de acciones del Grupo Royal Dutch Shell Plc, por lo que existía una incompatibilidad para el ejercicio de la función pública y un conflicto de intereses en tanto la referida compañía petrolera participa activamente del mercado energético, cuya regulación y control le competía a él como ministro de Energía.

La sospecha es porque Aranguren ocupando un lugar en la empresa benefició a ésta con el aumento de tarifas dispuesto en 2016; pero también por la importación de gas desde Chile, favoreciendo a su vez a la firma Shell. Además, la denuncia se centró en torno a que Aranguren convalidó un contrato donde Energía Argentina SA (ENARSA) habría comprado gas a Chile un 53 por ciento más caro que el gas natural licuado que llegaría por barcos y un 128 por ciento mayor al abonado a Bolivia. En su fallo, el juez Rodríguez aclaró, no obstante, que la acusación no es porque Aranguren haya trabajado en la empresa Shell, ni que tuviera acciones de la misma durante su gestión pública y evaluó los hechos entre el 10 de diciembre de 2015 y el 23 de agosto de 2016, cuando finalmente se excusa de intervenir en los temas vinculados a la empresa shell.

La maniobra consistió, según explicó el juez, en que la distribuidora CAMMESA -la cual tiene participación estatal- compró en tan solo siete meses a la empresa Shell 16 cargamentos de gas oil por un total de 291.891.108,20 de dólares. (fuente: Diario Popular)

Compartir