El  juez Federico Hernan Villena, del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N 1 de Lomas de Zamora, le ordenó al Servicio Penitenciario Federal, el traslado “en caracter de urgente” de Lázaro Báez al Hospital de Clínicas, con el objeto de efectuar un amplio estudio médico.

La noticia de la derivación de Lázaro Báez se conoce hoy, día en que vence la prórroga de la prisión preventiva que pesa sobre él, por lo que el Tribunal Oral Federal (TOF) 4, que tiene a su cargo el juicio por la “Ruta del dinero K”, debe resolver su situación.

El fiscal del debate, Abel Córdoba, ya dictaminó en contra de que Báez sea excarcelado, pero la última palabra la tiene el TOF y, eventualmente, la Cámara de Casación Federal. Báez está en pleno juicio acusado de lavado de 60 millones de dólares, junto a otros 24 acusados, entre ellos sus cuatro hijos.

A raíz del vencimiento, se abren tres escenarios: que le prolonguen la preventiva (probablemente hasta la fecha del final del juicio), que habiliten alguna flexibilización en sus condiciones, como podría ser una prisión domiciliaria, o que lo excarcelen, su estado de salud, que también podría jugar un papel importante.

En cuanto a antecedentes, Báez tiene uno que le juega en contra: en abril de 2019 cuando se le vencía la prórroga de un año que se había sumado a los dos iniciales su prisión preventiva, el TOF resolvió extender su situación hasta diciembre, con vistas a que para estas fechas ya hubiese veredicto. En abril pasado, para justificar su rechazo a la excarcelación y prolongar su prisión preventiva los jueces del TOF 4, mencionaron que el paso del tiempo no determinaba que hayan desaparecido las circunstancias que advirtió el juez Sebastián Casanello, quien instruyó la causa y ordenó la detención de Báez el 5 de abril de 2016. Al tiempo que resaltaron que todas esas circunstancias fueron ratificadas por los magistrados de todas las instancias superiores.

El juicio comenzó hace 13 meses y ya debía haber terminado, pero se prolongó. Incluso, en las últimos días y semanas se registraron varios pedidos de ampliatorias de indagatorias y de algunos que se habían negado a hacerlo, ahora quieren declarar. Fuentes del caso explicaron a PERFIL que allí creen ver una maniobra de las defensas y acusados para ganar tiempo y evitar que el caso entre en la etapa de alegatos y veredicto.  Entre quienes quieren ampliar está el propio Báez, que aún se desconoce si lo hará, y también lo pidió Fabián Rossi, y otros involucrados. Luego sí será el turno del comienzo de los alegatos de las partes. Lo que debió haber sido a partir de este mes, se demorará hasta marzo del año próximo, aproximadamente.  (fuente:  www.perfil.com).

Compartir