El oficialismo no logró consenso para someter a votación el proyecto de “ficha limpia” en Diputados. Pero Elisa Carrió sacudió la sesión con una de sus explosivas declaraciones. “Tengo la valija llena de camisones rayados para ir a la cárcel común”, tiró.

Carrió es una de las principales impulsoras del proyecto que pretende evitar la presentación de candidatos con antecedentes judiciales.  Para la legisladora, el peronismo prepara una venganza en su contra, por haber sido la autora de la mayoría de las denuncias que terminaron en causas contra ex funcionarios K, incluidos la electa vicepresidenta, Cristina Kirchner.

 “Si renuncio a la banca es para que a partir de marzo si los señores del PJ o del FpV quieren venganza, no necesiten perturbar al Parlamento. Solamente necesitan ir a buscarme y yo tengo la valija llena de camisones rayados para ir a la cárcel común”, aseguró.

Carrió consideró que el Congreso “no puede ser el antro de la impunidad en Argentina; y cada diputado y cada senador que está con prisión preventiva tendría que tener vergüenza, respeto por el Parlamento y estar fuera”, disparó. “La corrupción tiene nombre y apellido. Es cierto que no son todos, pero es cierto que hay que ponerle nombre y apellido. Y nos costó mucho ponerle nombre y apellido a (Julio) De Vido cuando no lo hacía nadie de la clase política y se pedía mi detención, en marzo de 2004”, sostuvo Carrió.

La diputada nacional renunció a su banca pese a que tenía mandato hasta 2021. Su salida se hará efectiva a partir de marzo. En el tramo final de su discurso, Carrió apuntó contra Cristina Kirchner.  “Argentina habilita a los condenados a ser candidatos, por eso vamos a tener a una procesada y condenada como vicepresidenta”, concluyó.  (Fuente www.perfil.com).

Compartir