Víctor Manuel Fernández, cercano al Papa Francisco, recordó que el candidato del Frente de Todos dijo en campaña que “no era un tema prioritario”. “Muchos lo votaron confiando en estas palabras”, escribió en una carta abierta.  El arzobispo de La Plata, criticó con dureza a Alberto Fernández, por su idea de avanzar con un proyecto para despenalizar el aborto. El sacerdote sugirió que Fernández mintió para ganar votos.

En una carta que escribió en las redes sociales, el arzobispo advirtió: “me preocupa más otra cosa. Yo le escuché decir, antes de las elecciones, que no consideraba que este tema fuera una prioridad o una urgencia, que dividía al país y que había que analizarlo bien y con tiempo. Muchos le votaron confiando en estas palabras”.

El presidente electo prometió enviar un proyecto de ley ni bien asuma para que se vuelva a discutir en el Congreso la despenalización. La semana pasada, incluso, Alberto fue a la presentación de un libro vinculado a la lucha feminista y volvió a la carga con el tema. Para el líder del Frente de Todos, el aborto es una cuestión de salud pública. “Hay que dejar de ser hipócritas”, dijo en varias oportunidades.

Pero el otro Fernández, Víctor, lo criticó recordándole que antes de las PASO se había referido al aborto como un tema que no era prioritario. “Si yo pudiera hablar con Alberto le preguntaría si vale la pena comenzar su mandato con un tema que tanto divide a los argentinos y que tanta tensión ha provocado. Pero me preocupa más otra cosa: yo le escuché decir, antes de las elecciones, que no consideraba que este tema fuera una prioridad o una urgencia, que dividía al país y que había que analizarlo bien y con tiempo. Muchos le votaron confiando en estas palabras”, escribió.

En otro tramo de su carta, el Arzobispo sostuvo que una cosa es criminalizar a quien comete un aborto y otra es despenalizarlo porque “eso abre la puerta a que muchas mujeres lo hagan por cualquier causa”.

En su posteo, el sacerdote agregó que “casi ninguna mujer es condenada por hacerse un aborto”.  El presidente electo, sin embargo, fue a la presentación el viernes pasado de Belén, el libro de Ana Correa que cuenta la historia de una chica que tuvo un aborto espontáneo y fue condenada por homicidio. El sacerdote contestó este lunes con una dura carta: “La realidad es que casi ninguna mujer va presa por haber abortado. Despenalizar sería simplemente blanquear esa situación. Pero otra cosa es legalizar el aborto libre, facilitar el aborto para quien quiera hacerlo por cualquier causa. Eso era en definitiva la ley que se estuvo discutiendo el año pasado. Pero eso implicaría que afirmemos que el niño por nacer es sólo un montón de células animales y que no tiene ningún derecho”, dijo. (fuente www.perfil.com)

Compartir