El accionar de la Policía federal causó enojo y malestar en las autoridades universitarias y ayer el Rector de la UNLPam Oscar Alpa salió expresar públicamente su “enérgico repudio”.  Este jueves fue el turno de la vicerrectora Verónica Moreno, que aseguró que tendrán una reunión con integrantes de la fuerza.

“El sábado, los chicos habían estado reunidos conmigo y con el señor rector (Oscar Alpa) hablando de cuestiones relacionadas al Centro de Estudiantes. Una vez que se retiran, cruzan la calle y, como siempre lo hacen, se sientan a tomar unos mates en los bancos de cemento que están en el Barrio Fonavi”, contó Moreno.

“En eso viene una camioneta de la Policía Federal, muy rápido. Paran, bajan, dejan las puertas abiertas y de manera apresurada los encaran. Para ellos era todo una sorpresa y estaban con esa sensación de ‘no estoy haciendo nada’. Eran ocho chicos de ambas carreras (Ingeniería y Humanas)”, detalló en comunicación con Radio Noticias de Santa Rosa.

La funcionaria aclaró que los policías no estaban armados, pero aseguró que la actitud fue por demás de violenta. “No estaban armados, pero los tratos así son violentos. Requisaron a los varones en sus partes sexuales. Les pidieron documentos y los apretaron preguntando si tenían fierros o falopa”, contó.

“A las chicas no las tocaron, pero igual estaban muy indignadas. Una de ellas, molesta por la situación, preguntó por qué y una efectivo le dijo que era por una ‘cuestión de rutina’. Pero vinieron a eso, no es que estaban requisando el barrio por algún hecho; es como que alguien los hubiera mandado”, se quejó.

Moreno recordó que no es la primera vez que pasa algo así. “Hubo un caso de dos estudiantes de Veterinarias que fueron a comprar facturas y se los llevaron detenidos; ocurrió en Pico hace un tiempo y en Santa Rosa también hubo hechos similares”, indicó. “Me pasó a mi también, hace poco en Catriló, donde nos pararon, subieron armados y nos pidieron la documentación”, reveló.

“Todo esto pasa por el contexto que estamos viviendo. Tiene que ver con las pérdidas de derechos y esa sensación de que ‘todos somos sospechosos’”, cerró Verónica Moreno.

El hecho ocurrió el pasado sábado 28 de septiembre. Un grupo de ocho estudiantes de la UNLPam estaba tomando mate frente al  edificio del Centro Universitario de Pico, cuando llegó una camioneta de la Federal.  Los uniformados requisaron a los pibes, les abrieron las mochilas y  les sacaron las billeteras. El rector repudió el procedimiento policial y exigió que se terminen estas prácticas. (fuente: Maracó Digital)

Compartir