Un grupo de ocho estudiantes de la UNLPam estaba tomando mate frente al  edificio del Centro Universitario de Pico, cuando llegó una camioneta de la Federal.  Los uniformados requisaron a los pibes, les abrieron las mochilas y  les sacaron las billeteras. El rector repudió el procedimiento policial y exigió que se terminen estas prácticas.

El rector de la Universidad Nacional de La Pampa, Oscar Alpa, expresó su «enérgico repudio al accionar policial contra estudiantes de la Universidad Nacional de La Pampa y a todo tipo de procedimientos de demora o averiguación de antecedentes que no se encuentren enmarcados en la legislación vigente«, y exigió el cese de estas prácticas «así como la determinación de las circunstancias de su acaecimiento y de las responsabilidades en caso de corresponder».
La declaración se hizo mediante la Resolución 452/19, ad referendum del Consejo Superior después de que la vicerrectora Verónica Moreno, pusiera en conocimiento al rector de la reunión que mantuvo con un grupo de estudiantes de la Agrupación Emancipación, en la que relataron un episodio ocurrido el sábado 28 de septiembre en General Pico.
Las y los estudiantes explicaron que a las 18.30 horas estaban tomando mate unos ocho jóvenes de las carreras de las facultades de Ingeniería y de Ciencias Humanas en la vereda de Calle 7, frente al edificio del Centro Universitario, como lo hacen habitualmente.
Al lugar llegó una camioneta de la Policía Federal y sus cuatro ocupantes fueron hasta el grupo. «Sin identificarse personalmente y sin expresar motivo o razón alguna, obligaron a los y las estudiantes a ponerse de pie, les ordenaron en fila uno al lado del otro, y seguidamente palparon solo a los estudiantes varones, con modos muy bruscos, les sacaron y revisaron las billeteras, les pidieron los documentos y les hicieron abrir las mochilas», se indicó en la resolución.
«Les preguntaron si ‘están enfierrados’ o si ‘tienen falopa’ o si ‘tienen algo que los comprometa’, y utilizaron expresiones como ‘tranquilizate que esto es rutina'», se indicó. Toda la situación duró aproximadamente 3 o 4 minutos y hubo testigos.
El rector Oscar Alpa, según lo dispuso la resolución, se comunicó con el jefe de la Delegación piquense de la PFA, Silvio Sarabia, para informar sobre el repudio y pidió aclaraciones sobre lo ocurrido. El funcionario policial se puso a disposición de Rectorado para reunirse con las autoridades de la UNLPam y si es necesario con las y los estudiantes.

 

Compartir