El mendocino Alfredo Cornejo se sacó la bronca contra Alberto Fernández en pleno festejo por la victoria de Rodolfo Suárez como gobernador y le reprochó haber realizado un acto con mandatarios provinciales para respaldar a la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti.

“Hubo un error del candidato de Frente Todos de hacer tremenda estupidez. No valía la pena de ninguna manera venir con los gobernadores a decirnos como debíamos votar“, lo atacó desde el escenario del hotel Aconcagua, donde tomó el micrófono para hacer un duro discurso político y anticipar una relación conflictiva con Alberto si resulta presidente.

Cornejo será diputado nacional en diciembre y hará sentir su voz en el bloque radical y en la nueva oposición que ya pergeña Horacio Rodríguez Larreta, que envió una comitiva de funcionarios a festejar la victoria radical liderada por el ministro de Gobierno Bruno Screnci Silva.

Pero Mendoza será una de las pocas provincias no oficialistas si el frente de Todos se consagra en octubre, Suárez no tendrá una tarea fácil para llegar a la Casa Rosada y tal vez necesita ayuda de Cornejo, que empezó mostrando los dientes.

Conoce muy bien a Alberto: juntos armaron la concentración kirchnerista en 2005, aquel desembarco de radicales al gobierno de Néstor y Cristina que terminó con el rechazo en el Senado de Julio Cobos a las retenciones móviles. Hablaban hasta hace dos años, cuando el ahora candidato presidencial se reencontró con Cristina. 

“No hay rencor y todos miramos para adelante. Procuramos que Mendoza esté inserta en el país de la mejor forma posible y vamos a trabajar en esa dirección sea el gobierno que fuera”, concilió.

Pero luego volvió al ataque y aclaró que “obviamente queremos que el 27 de octubre los mendocinos se expresen por esta cultura de trabajo y los que no con los nos vienen a aparatear con aviones privados, con corrupción de gobiernos provinciales, recordándonos los bolsos de López”, en alusión al ex secretario de obras públicas, que ya había mencionado antes de votar.

Fue su única alusión a la elección nacional, que intentó omitir en toda la campaña y sobre todo después de la victoria de Alberto en Mendoza en las primarias de agosto. Ni siquiera le permitió a Mauricio Macri viajar a festejar. 

“Esta era una elección provincial y lo vamos a decir mañana. Se intentó nacionalizar la elección con infinidades de mentiras. No se merecen que les mientan y les prometan cosas gratis”, se molestó Cornejo.  Y aludió sin nombrarla a las promesas del candidato presidencial y de Fernández Sagasti para paliar la recesión que también golpea a los mendocinos.

“Nosotros prometimos poco y hemos dado más resultado de los que prometimos. Y nuestro equipo lo que dice en privado lo dice en público”, un dardo que pareció ser dirigido al peronismo derrotado, que el último año no lo acompañó en muchas de sus iniciativas. Ahora deberá negociar Suárez.

Sobre la medianoche, Alberto felicitó por Twitter a Suárez y pidió “trabajar entre todos para que una Argentina federal se ponga de pie”. No lo nombró a Cornejo. (fuente: La Política Online)

 

Compartir