Los candidatos a diputados nacionales por Juntos por el Cambio, Martín Berhongaray, Jorge Audisio y Nidia Ancín, visitaron varios pueblos. En esa intensa recorrida no estuvo la macrista Adriana Leher, compañera de fórmula del radical. Los postulantes llegaron a Villa Mirasol, Colonia Barón, Quemú Quemú, Miguel Cané y Catriló, adonde se sumaron también Daniel  Kroneberger y  Martín Maquieyra.

En el hospital de Villa Mirasol, conversaron con sus trabajadores sobre la importancia de que los centros asistenciales cuenten con Desfibriladores Externos Automáticos (DEA).

Berhongaray consideró como positivo que el establecimiento sanitario disponga de un DEA y destacó que como diputado nacional buscará garantizar que todos los centros asistenciales del país accedan a la tecnología que brindan estos dispositivos.

Señaló que “si bien los DEA fueron diseñados para ser utilizados en espacios de concurrencia masiva o de alto riesgo, ya hay muchos centros de Estados Unidos y Europa que los empezaron a implementar en RCP intrahospitalaria, y que esos equipos pueden ser de mucha utilidad en áreas de cuidados no críticos”.

La desfibrilación consiste en emitir un impulso de corriente al corazón, que despolariza simultáneamente todas las células miocárdicas y permite que retome su ritmo eléctrico normal u otro eficaz. La particularidad es que pueden ser manipulados por personas carentes de formación médica.

El actual diputado provincial precisó que “un alto porcentaje de las personas que sufren infartos fallecen antes de llegar a un centro asistencial, y que cada minuto que transcurre disminuye las posibilidades de supervivencia de ahí la importancia de una rápida y correcta atención”.

También recordó que tiene presentado en la Legislatura Provincial un proyecto de ley que establece la obligatoriedad de instalar un DEA en los espacios públicos y privados de concurrencia masiva o de alto riesgo para el uso inmediato en caso de paro cardiorrespiratorio.

“En esos lugares, cuando se realiza una actividad, concentración o circulación de personas, también deben contar con personal capacitado en maniobras de resucitación cardiopulmonar básica y en la administración de los desfibriladores”, dijo.

Finalmente agregó que “a través de distintas leyes y ordenanzas, varias provincias y municipalidades vienen facilitando la instalación de equipos de DEA en una serie de espacios cardioprotegidos, y es conveniente que legislemos desde el Congreso de la Nación para uniformar cuáles deben ser los parámetros de concurrencia masiva y alto riego y establecer un cronograma para la progresiva colocación de DEA en todos esos lugares, comenzando por los de mayor concurrencia o riesgo”.

 

 

Compartir