La lengua de fuego de la diputada de la Coalición Cívica no se toma descanso. Elisa Carrió advirtió ayer que “no se puede generalizar” en las acusaciones contra la organización kirchnerista La Cámpora por presuntos vínculos con el narcotráfico, como lo hizo la monja Marha Pelloni, aunque remarcó que en esa agrupación “hay muchas personas adictas”.

En ese sentido, rescató la figura del ex ministro de Economía y precandidato a gobernador Axel Kicillof y dijo que “no está en la droga”, aunque lo criticó por su gestión en esa cartera.”No es toda La Cámpora, no se puede generalizar; yo pongo nombre y apellido. Hay personas que sí tienen vinculación, y hay muchas personas adictas”, indicó Carrió después de que la hermana Pelloni calificó ayer a ese grupo político como “el brazo del narcotráfico en la política” de Cristina Fernández de Kirchner. (fuente: Diario Popular)

Compartir