Trampa para los que no prestaron mucha atención. Esta semana que pasó el gobierno macrista salió a decir que postergaba por un mes la aplicación del impuesto al combustible que estaba previsto para junio y que se iba a trasladar, directamente, a las naftas que pagan los consumidores en las estaciones de servicio. El incremento que estaba previsto para junio giraba en torno al 3 y 4% en todo el país. La mayoría que solo se enfocó en el título de las noticias interpretó que no iban a aumentar. Error. El impuesto que pateó el gobierno, ahorró mas o menos  un 1,5% del  aumento”, el otro 1,5 % lo aplicó desde la medianoche YPF en los surtidores, porque argumentan que todavía hay un retraso en los precios de entre un 12% y un 15%.

Con esta nueva suba, los surtidores te indican que: la nafta Súper que costaba $ 37,30  ahora es $ 38,20, Infinia de $ 42,56 a $ 43,62, Diesel 500 pasó de $ 40,40 a $ 41,80 y la Infinia Diesel subió de $ 48,60 a  $49,80.

 

Compartir