Para las próximas elecciones generales en la provincia de La Pampa que se celebraran el 19 de mayo, el Tribunal Electoral Provincial oficializó la semana pasada a ocho formulas para las máximas magistraturas. En la Historia política  desde la misma provincialización exceptuando, obviamente, los periodos de intervenciones militares hubo una constante: dos fuerzas políticas han sido las que acapararon  la mayoría de los votos: el Partido Justicialista, la Unión Cívica Radical, el Movimiento Federalista Pampeano, Convocatoria Independiente, etc en ese orden y combinados de diferente forma siempre fueron quienes protagonizaron la pelea de fondo.

Una de las figuras de referencia en la política pampeana ha sido el Dr. Ismael Amit cuyo despunte político fue en el Radicalismo en sus dos vertientes: la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) y el Movimiento de Intransigencia  Radical (MIR)  para luego, a principios de los ’70 fundar el Mo.Fe.Pa. Llegó a ser interventor de la Provincia en 1958 y Gobernador electo en dos oportunidades en 1960 y 1963, en ambas oportunidades con la proscripción del Peronismo y con una neta ventaja del voto en blanco. Lo más cerca de ganarle electoralmente al Justicialismo fue en la elección de 1973 en la que forzó un ballotage que ganó la fórmula del PJ: José Aquiles Regazzoli – Rubén Hugo Marín. En esa contienda electoral fue la única vez que el Peronismo, en La Pampa, estuvo cerca de perder su primacía desde ese momento hasta la actualidad siempre se impuso.

Las nueve formulas que compiten electoralmente con variantes le han dado a la plataforma que fundamenta sus campañas prioridad a diversos temas. El Frente Justicialista Pampeano (FreJuPa) y la UCR ponen en agenda la generación de trabajo en primer lugar y, para el caso del primero, mantener la mítica Soberanía Política que ha tenido con respecto al Gobierno Nacional de turno y un manejo de las cuentas públicas ordenadas y sin déficits en los tres pilares: Salud, Educación y Seguridad. Otras agrupaciones como ser Pueblo Nuevo ha priorizado en temas como la férrea oposición al aborto legal, Comunidad Organizada en la seguridad, el Socialismo – hasta hace menos de un año participe de la Alianza Cambiemos – con ideas ambivalentes referenciándose en figuras Nacionales o de otras provincias.

En un contexto Nacional marcado por un proceso inflacionario, aumentos de tarifas, cierre de PyMES y precarización laboral cualquier propuesta que se intente plasmar en el territorio de la provincia deberá tener en cuenta este problemático panorama Nacional. La Pampa, históricamente, ha sabido sortear cada una de las recurrentes crisis en estas últimas casi cuatro décadas y así lo está demostrando el actual binomio a cargo de la Gobernación y de la Presidencia de la Cámara de Diputados con la particularidad de que estos últimos cuatro años el Gobierno Nacional ha ninguneado a la provincia en obras de trascendencia e incluso le ha quitado presupuesto en areas sensibles como ser los destinados para viviendas sociales o en programas específicos que estaban a cargo de Nación.

La provincia cuenta con recursos e instrumentos para generar políticas anti cíclicas pero de extenderse más esta crisis podría comprometer la mítica solvencia del Gobierno Provincial y resentirse la prestación de la salud, educación y seguridad que como sabemos, de acuerdo a la Constitución, debe ser garantizado por el Estado y asi lo han hechos los diferentes gobiernos provinciales.

En el 2015 las propuestas de las dos principales fuerzas eran similares y, de hecho, el Justicialismo logró en la Cámara de Diputados de la provincia la sanción de Leyes como la de Promoción Económica, Regalías, Hidrocarburos  o la modificación de la Ley de Ministerios que en gran parte han sido instrumentos que se han desplegado en todo el territorio en estos últimos tres años y medio. Normas que contaron con la sanción por unanimidad y logradas por el consenso de las dos mayores fuerzas con representatividad Legislativa: el PJ y la UCR.

La campaña del Justicialismo comenzó en el mismo momento en el que se designó a la fórmula Ziliotto-Fernández y, en el caso, de la UCR en el preciso momento en el que estaban esperando el resultado de una encuesta que les rebelara quien era el pre-candidato de la boina blanca con mayor visibilidad fue cuando el Gobernador Verna firmó el Decreto de la convocatoria de elecciones anticipadas. La Historia es conocida tras la defección del ex-intendente de Miguel Riglos, Marino, y el paso al costado del ex-intendente de Santa Rosa, Torroba, la pre-candidatura quedó en manos del ex-intendente de Colonia Barón, Kroneberger. Las PASO del 17 de febrero logró aglutinar a los radicales e imponerse al binomio integrado por el ex -jugador de Boca,  Mac Allister, y el ex-candidato a gobernador en 1999 por la UCR,- Passo. Ahora, en la pelea de fondo, se encuentran las nueve formulas disputando el Poder en La Pampa tratando de cooptar a los votantes en una coyuntura de debilidad de los Partido Políticos tradicionales y un descreimiento generalizado en torno a la política. Falta tan solo un mes y una semana para develar el ‘misterio’ de quienes se sentaran en los dos principales despachos del Centro Cívico en la Capital provincial.

 

(Fotografía: Infopico.com)

Compartir