Roberto Lavagna  pretende a Martín Lousteau como candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el frente nacional que intenta armar para competir en las presidenciales. El ex ministro de Economía imagina armar un frente de alto impacto público, llevando a Lousteau para CABA y a Marcelo Tinelli para la provincia.

En la charla de ayer de Lavagna con Lousteau, los economistas coincidieron en el diagnóstico del país, que para Lavagna obligarán al próximo Gobierno a renegociar la deuda externa, reactivar el consumo interno y alcanzar un consenso político amplio para atraer inversiones. “No me pregunten a mí que pienso del acuerdo, díganme ustedes si de verdad creen que es posible cumplirlo en el 2020”, corrió Lavagna a los técnicos del FMI en uno de los tres encuentros que tuvo.

Lavagna, como Tinelli y Pichetto, entre otros de los dirigentes de su grupo más cercano, creen que el principal problema de la Argentina actual es la falta de solidez política de un gobierno que se encerró en sí mismo. Luego viene la resolución técnica del problema económico. Por eso el ex ministro trabaja en la construcción de un frente nacional con peronistas, radicales y socialistas alejados del macrismo y el kirchnerismo.

Lousteau es clave para este grupo que creen que su figura generaría una fisura muy importante en el radicalismo además de aportar un caudal considerable de votos. El lugar de candidato a jefe de Gobierno que le ofrece Lavagna no es desdeñable. Al punto que como reveló La Política  Online, en el equipo de Rodríguez Larreta consideran que una boleta Lavagna-Lousteau les puede generar un desafío complejo ante un ballotage que descuentan inevitable.

La fuerte caída de Macri en las encuestas también alcanzó a la Ciudad y según las estimaciones del propio gobierno porteño, baja la imagen positiva de la gestión porteña que ronda los 60 puntos a 37, cuando se consulta a la gente sobre la boleta Macri-Larreta. Por eso, el jefe de Gobierno está analizando desdoblar el ballotage porteño de una eventual segunda vuelta nacional.

Lousteau como pocos dirigentes de la Argentina, tiene votos propios. Por eso, Macri también lo tiene en sus planes: según supo La Política Online, la Casa Rosada encargó una gran encuesta presencial en todo el país para medir la fórmula Macri-Lousteau.

 

Compartir