Mauricio Macri se reunió con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y los jefes de las Fuerzas Armadas y en ese marco les comunicó que habrá un aumento salarial del 20%.

Días atrás se había dispuesto que el incremento sería del 8%, para los cuadros inferiores, lo que causó descontento entre los integrantes de las FFAA. Por su parte, los oficiales superiores, a partir del grado de teniente coronel en el Ejército, solo iban a percibir una suma fija de $2.000 a partir del 1 de julio y de $4.500 desde el primer día de agosto. Asimismo, también se había establecido que, con excepción del grado de teniente general y equivalentes, se otorgará una suma fija no remunerativa y no bonificable, por única vez, de $2.000 junto a los haberes de agosto.

Ante ello integrantes de las FFAA se encontraban descontentos ya que denunciaron que su incremento fue mucho menor al percibido por las fuerzas de seguridad. Asimismo, aseguraban que esta situación llevaría a una desjerarquización del personal militar debido a que después de septiembre pasarían a tener salarios, en muchos casos, similares a los que tienen militares de rango menor.

Sin embargo y tras una reunión, Macri anunció un aumento del 20%. La mejora de la pauta salarial a los militares acerca posiciones con los haberes de las fuerzas de seguridad.