El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Brasil negó un nuevo pedido de libertad para Lula da Silva. En ese marco, también se cuestionó la competencia del juez que el pasado domingo ordenó sin éxito la ex carcelación.

Laurita Vaz, presidenta del TSJ, negó un habeas corpus que había sido presentado por un letrado que no está vinculado a la defensa del ex mandatario.

Por su parte, desde el TSJ también señalaron que en los últimos dos días recibió 145 “habeas corpus” presentados por personas que no forman parte de la defensa técnica de Lula.

Asimismo, Vaz criticó la actuación del juez Rogério Favreto, quien se encontraba de guardia durante el fin de semana. Es que Favreto aceptó un “habeas corpus” presentado en favor de Lula por un grupo de diputados y ordenó su “inmediata” excarcelación. Sin embargo, la decisión del juez fue anulada, horas más tarde, por el magistrado João Gebran Neto, instructor del caso Lava Jato. No obstante, Favreto insistió y dictó un segundo auto ordenando otra vez la excarcelación e instó a la Policía Federal a cumplirlo el mismo domingo, aunque la autoridad no actuó debido al conflicto entre las decisiones de los dos jueces.

Lula Da Silva se encuentra en prisión tras ser condenado a 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero.