El arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, encabezó el Tedeum en la catedral provincial con motivo del Día de la Independencia. En ese contexto emitió un duro mensaje contra la legalización del aborto. “El aborto es muerte de un inocente, de un niño y de un argentino”.

De esa manera, la Iglesia continúa con sus críticas al proyecto que, a partir de hoy, comienza a discutirse en el Senado.

“El valor inalienable de la vida es un derecho que tiene todo argentino. Toda vida vale. Todo hombre es importante. No hay sobrantes en la Argentina. Nos toca edificar desde la promoción de la vida. El aborto es muerte de un inocente, de un niño y de un argentino”, dijo el arzobispo. “Respetemos este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino”, añadió.

“Nadie tiene derecho a eliminar la vida de otro ser humano”, consideró Carlos Sánchez en su mensaje.