El Ministerio de Defensa de la Nación suspendió el desfile militar del próximo 9 de julio. Desde el Gobierno argumentaron que la decisión se debe a “cuestiones presupuestarias”. Sin embargo, se aduce que la cancelación se debe al malestar de los militares por el acuerdo para el incremento salarial propuesto por el Ejecutivo.

Es que habría un descontento por parte de las Fuerzas Armadas por el 8% de incremento salarial otorgado recientemente. El nuevo esquema salarial estableció para los cuadros inferiores una mejora del 8% de los haberes, mientras que los oficiales superiores, a partir del grado de teniente coronel en el Ejército, solo percibirán una suma fija de $2.000 a partir del 1 de julio y de $4.500 desde el primer día de agosto. Asimismo, también se estableció que, con excepción del grado de teniente general y equivalentes, se otorgará una suma fija no remunerativa y no bonificable, por única vez, de $2.000 junto a los haberes de agosto.

Ante ello integrantes de las FFAA sienten malestar ya que denuncian que su incremento fue mucho menor al percibido por las fuerzas de seguridad. Asimismo, creen que esta situación llevará a una desjerarquización del personal militar debido a que después de septiembre pasará a tener salarios, en muchos casos, similares a los que tienen militares de rango menor.