Colombia no pudo en los penales (3-4) con Inglaterra y se terminó su sueño mundialista. El partido que clasificó a los europeos se jugó en el Estadio del Spartak Moscú y habían igualado 1 a 1 en el tiempo reglamentario.

El primer tiempo fue parejo y poco atractivo, con muy pocas situaciones de gol.  En la segunda parte inició como terminó el primero, aunque siempre Inglaterra fue mejor. El partido se abrió cuando en un tiro de esquina en favor de los británicos, Carlos “La Roca” Sánchez se colgó de Harry Kane y el árbitro Mark Geiger cobró penal. El propio goleador se hizo cargo y convirtió el 1-0.

Cuando el tiempo se consumía y todo parecía encaminado para un triunfo seguro de los ingleses, viene  un tiro de esquina y otra vez un cabezazo de Yerry Mina para empatar en el final.  El encuentro se extendió en el suplementario pero el resultado no se modificó y llegaron los penales, donde fallaron Uribe y Bacca para el equipo de José Pekerman (Ospina se lo había atajado a Henderson) y el pasaje a los cuartos fue para los piratas.