El intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, ingresó en la sesión que se llevó a cabo hoy en el Concejo Deliberante el veto de la normativa a partir de la cual se permitía realizar perforaciones en propiedades privadas con el fin de extraer agua para destinarla a riego, llenado de piletas, lavado de autos y necesidades propias de la vivienda. La ley había sido un proyecto del concejal Miguel Bravo y aprobada por unanimidad, sin embargo el jefe comuna la vetó. “Si no entienden como funciona, no significa que a la Ordenanza haya que vetarla”, consideró Bravo.

“Habría que buscar otro tipo de alternativa. Yo voy a seguir insistiendo con esto porque mucha gente se vio favorecida en el momento en que se votó por unanimidad esta Ordenanza, porque le facilitaba a la gente” a descomprimir el uso indebido de la red potable de agua, así también la depresión de las napas de la ciudad.

Bravo consideró que todo ello se solucionaba mediante una reglamentación y no a través del veto como lo hizo Altolaguirre. El espíritu de la Ordenanza es para favorecer a la gente, “primero para tener agua en verano. Segundo para que aquel que no pueda entrar con la máquina al patio, pueda hacerlo en la vereda. Es algo muy práctico y sencillo de hacer, no es algo tan complicado, no es hacer un pozo”, aseguró el concejal Bravo. “Tenemos que empezar a pensar como solucionamos el tema del agua en esta ciudad que es un problema que va a ser serio de acá a unos años”, indicó.

“Veo que no hubo voluntad de poder seguir con este tema que es importante porque mucha gente no puede hacer la perforación el fondo de la casa, por más que en el veto diga que hay máquinas que entran por la puerta, también ese es un costo extraordinario que la gente tiene que pagar a ese tipo de equipamientos para entrar al patio; y dejas afuera un montón de gente que tiene otro tipo de máquinas para hacer la obra en la vereda”, acusó.

Según Bravo los argumentos del Ejecutivo municipal son insuficientes para que se justifique el veto.

(Foto: Diario de La Pampa)