El concejal Marcos Cuelle dio declaraciones sobre su cruce con la dirigencia de la Cámara de Comercio por el pedido de desalojo de vendedores ambulantes. “Cuando uno dice no queremos que nadie use el espacio público y seamos todos iguales ante la ley… guarda con esa afirmación porque no sea cosa que también caigan quienes ellos quieren defender, porque son personas que también usan el espacio público”, manifestó.

La molestia del concejal proviene fundamentalmente por el hecho que “ la institución que supone cierto reconocimiento por la sociedad haya utilizado una herramienta de la democracia participativa para descargar reclamos vinculados a los sectores más vulnerados de la sociedad y no haya aportado una propuesta”.

“A veces hay que ponerse en la piel de otras personas. No creo que haya nadie en Santa Rosa, con 4 grados bajo cero, estar en una esquina vendiendo medias o un reloj o lo que fuere y tampoco creo que a los lavacoches les guste meter la mano con esta temperatura”, señaló.

También hizo referencia a los dichos por la Cámara, que juzga a los concejales como los responsables de la decadencia de la ciudad, y manifestó: “Si la decadencia tiene que ver con que arruinan un postal de la ciudad porque no tienen otra forma de ganarse el sustento, me parece mucho más digno eso que atenderlos por la ventanilla de Acción Social o que busquen alguna forma de delinquir. Toda acción que le permita demostrar el esfuerzo de ganarse el dinero es mucho más digno que cualquier otra cosa y el espacio público lo usamos muchas personas no solamente los vendedores ambulantes”.