Desde la Cámara de Comercio, Industria y Producción ocuparon la Banca del Vecino como parte de un cuestionamiento a la Municipalidad de Santa Rosa. Comerciantes y vecinos denuncian que “la dirigencia política local en su conjunto, no ha considerado a la actividad comercial como un engranaje de la economía y el desarrollo, muestra de ello es que nunca existieron políticas públicas del fomento del comercio local” y lo único que se ha hecho desde el municipio es “sacarle” a los comercios de la ciudad.

“Siempre que nos convocan, es para pedirnos apoyo a alguna medida, para notificarnos
de algo que se va a hacer, de alguna tasa que se esta por promulgar, etc, esta vez venimos a pedir nosotros, los que nunca pedimos”, indicaron en un documento enviado a los y las concejalas santarroseñas.

“Podemos ayudarlos a comprender la importancia de las acciones Público/Privadas,
para eso participamos en instituciones nacionales, viajamos, nos capacitamos, recorremos y vemos como crecen otras ciudades gracias a esta conjunción”, agregaron.

“Hoy venimos a solicitar a las autoridades municipales, que son quienes gestionan la
vida en comunidad, -por eso la comuna-, poder ejercer la igualdad de derechos, y ser iguales ante la ley en Santa Rosa, como lo dice la Constitución Nacional”.

Desde la Cámara de Comercio, Industria y Producción consideran que este sector es uno de los olvidados por la comuna. Por ello es que piden también “ser iguales ante la ley”. “Pedimos que si el espacio público es de todos, nadie se apropie de una porción de él
en beneficio propio –como lo hacen los vendedores de calle, mal llamados ambulantes”, denunciaron.

“Pedimos que si el estacionamiento es medido, y no se puede estar más de una hora,
también eso corra para todos, para estos vendedores que dejan sus autos todo el día, no
pagan estacionamiento, y los usan como depósitos, para la enorme cantidad de autos oficiales estacionados y que se realice un cebreado acorde y no indiscrimanado; acciones que contribuyen a generar un caos vehicular, que no se ve otras ciudades del mismo tamaño”, añadieron. “Pedimos que si todos debemos pagar el servicio de agua, no se dispense alegremente en canillas abiertas todos los días las 24 horas para los llamados lavacoches, que inclusive, no permiten que los vecinos estacionen, ni usen el espacio público libremente, y todos sabemos que sucede la extorsión, o me das para que lo lave, o para que lo cuide, ¿lo cuide de quien?”.

“Pedimos que si bromatología se va a ocupar de cuidar la calidad de los alimentos que
se consume en los locales que tiene que habilitar, también lo haga con los que producen en
sus casas y venden por internet, y en la mayoría de las reparticiones públicas”.

En ese sentido, es que se cuestiona la falta de políticas públicas y la disparidad ante las normativas.

Asimismo, en la carta enviada se relata la siguiente anécdota que pone también es cuestión las políticas que lleva adelante el municipio santarroseño. “Le podemos contar que un comerciante dedicado al rubro gastronómico se le clausuró su negocio por falta de una firma y mientras esperaba la notificación de la oficina municipal, veía como salía de la misma una persona vendiendo alimentos en recipientes plásticos… aquí… cerquita… quizás ustedes también son sus clientes…”.

“Ahora parece que vamos a agregar los food trucks, que se sumarán a los carritos, los
cuales no pudieron controlar, solo para ser como las grandes ciudades del mundo, pero no
podemos hacer dos cuadras de un centro comercial como las grandes ciudades del mundo”, cuestionaron desde la Cámara de Comercio, Industria y Producción. Es que días atrás el concejal santarroseño por el bloque del PJ, Jorge Rodríguez, pidió que se de tratamiento al proyecto de Ordenanza por medio del cual se propone regular la habilitación general y funcionamiento de “Vehículos Gastronómicos” o “Food Trucks” en la ciudad.

Otro de los requerimientos que hicieron al ocupar la Banca del Vecino fue “que miren las localidades vecinas, porque a fuerza de exigencias, tenemos conocimiento de actividades que se van a producir a Toay, Anguil, Ataliva Roca o Winifreda, y después vienen a vender su producción a Santa Rosa, consideramos que son importantes los controles y la salubridad, lo que no es razonable que no se coordine con las municipalidades vecinas controles similares, porque los productos se siguen comercializando en esta ciudad, pero la producción y el trabajo, se ha empezado a generar en otras localidades”.

“Pedimos políticas de control de la modalidad de venta domiciliaria, con los denominados show-rooms y ferias los cuales van proliferando frente a las narices de quienes deben controlarlos y que peor aún, concurren a algunos de ellos”, agregaron en el documento. Asimismo, también solicitan el control de “ingreso de mercadería a la ciudad, entra cualquier cosa, sin ningún control efectivo, por los canales que se les ocurra”.

“Pedimos que sean conscientes de que se nos invita a participar del proyecto de un
Plan Estratégico, y que sean coherentes porque por otra parte se plantean proyectos de ordenanzas que se contraponen con los lineamientos de dicho plan”.

El resumen de todo ello es que “la venta informal no se regule de ninguna forma y bajo ningún concepto” debido a que, de ser así, ello contribuiría “al mejoramiento y ordenamiento de la ciudad”.

“Podríamos seguir un día entero enumerando las desigualdades que en nombre la
igualdad ustedes han generado”, sentenciaron.

“Les pedimos que recapaciten, que respeten y escuchen al comercio local, porque la
desazón nos está ganando, han pasado distintos gobiernos, ha cambiado el signo político del ejecutivo, algunos concejales que están desde esa época; han sido oficialistas y oposición en estos años, y creemos que son todos, sin excepción, los gestores de la decadencia de esta ciudad”, expresaron en el documento presentado.

“Señores Concejales, los tiempos actuales, con la venta electrónica, los cambios de
hábitos de los consumidores, y las crisis permanentes de un país que agota, está poniendo en peligro las actividades tal cual las conocen, es tiempo de mejores ideas, es tiempo de
superarnos”, aseguraron desde la Cámara de Comercio, Industria y Producción.