Argentina volvió a dar un paso en falso, doloroso.  Perdió 3 a 0 con Croacia y el sueño de Rusia 2018 está a punto de caerse a pedazos.  La goleada sufrida ante Croacia, lleva al equipo del desorientado Sampaoli a estar pendiente de lo que pase mañana entre islandenses y nigerianos y obligada a vencer el martes a los africanos para ver si alcanza el segundo lugar de la zona. El problema de Argentina es Argentina misma. Un equipo con poco trabajo, sin ideas ni alma, con jugadores en pésimo nivel y con el mejor jugador del mundo que actualmente no lo es, ni se acerca.

Fue 3-0 y pudieron ser más. Pareciera que todo el desconcierto de la desprolija e incompetente AFA y el armado del equipo por parte del técnico hoy se reflejó en la cancha.

El equipo no tenía ensayo, colocó un marcador de punta que no conoce el oficio del puesto, Enzo Pérez fue titular cuando ni siquiera había entrado entre los 23 y estaba de vacaciones y Messi lució mas pálido que nunca (como nos ha acostumbrado en varios momentos de su carrera en la selección). El arquero que no había transmitido seguridad frente a Islandia, hoy fue el encargado de comenzar el desastre. El técnico supuestamente no coloca a Armani de titular, porque es limitado con los pies.

Rebic, Modric y Rakitic, los goles para uno de los mejores y seguramente mas recordados momentos futbolísticos de Croacia en mundiales.

Con la calculadora en la mano

La selección argentina tendrá que sacar cuentas. Mañana habrá un duelo clave para los integrantes de esta zona, ya que Nigeria se topará con Islandia en Volgogrado (desde las 12).

Argentina tiene un punto y cayó hasta el tercer puesto a pesar de tener las mismas unidades que Islandia, ya que tiene peor diferencia de gol que su rival en el debut. Mañana tendrán que seguir Nigeria-Islandia para conocer de modo más claro su panorama, aunque los tres goles que sufrió ante Croacia podría inclinar la balanza en contra de la selección nacional.

Lo mejor sería un triunfo de Nigeria, ya que es el rival que enfrentará en la última fecha y ante ese escenario pasaría a depender de su actuación para pelear por el boleto a octavos.

Si Islandia es el que gana,  la Selección tendrá que vencer a Nigeria en la última fecha y esperar que los islandeses pierdan contra Croacia, siempre prestando atención a la diferencia de gol.

Si empatan Argentina deberá ganarle a los africanos y esperar que Islandia empate o pierda.

El último partido será el próximo martes a las tres de la tarde en San Petersburgo contra Nigeria y tendrá que ganar. Porque el problema mayor es que no gana. A la misma hora, en Rostov del Don, se jugará el mismo encuentro del grupo: Islandia-Croacia.