Antes de tomar juramento en la Casa Rosada a los nuevos ministros de Energía, Javier Iguacel, y de Producción, Dante Sica, el presidente Mauricio Macri se refirió al difícil contexto económico que atraviesa la Argentina. En ese sentido, aseguró que el anterior gobierno “nos dejó unas cuantas hipotecas económicas, que algunos llamaron bombas, que vamos resolviendo”. Y agregó que desde el primer día en que asumió se sabía que “no iba a ser un camino sin obstáculos”.

Por otro lado, Macri se refirió a la recategorización de Argentina como “mercado emergente”: traerá “más herramientas para que más gente pueda invertir, y eso significa más trabajo para los argentinos”. Al llegar inversiones y capitales extranjeras servirá “para derrotar la pobreza y generar oportunidades distintas para la clase media”, consideró Mauricio Macri.

En ese marco también calificó como “inédito” el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.