La Corte Suprema de Brasil emitió un fallo un fallo contra las prácticas “coercitivas” de la operación Lavado rápido. Por ello se determina que el ex mandatario Lula Da Silva fue “obligado” a declarar sobre la causa, más allá de no estar acusado. Por ese motivo el 26 de junio la Corte Suprema tratará un nuevo pedido de excarcelación.

De esa manera, el ex presidente tiene una nueva oportunidad mediante la cual podría materializarse su excarcelación.

El pedido extraordinario fue realizado por la defensa de Lula ya que reclaman que sea liberado para esperar el juzgamiento de su apelación ante la tercera instancia.

Lula Da Silva se encuentra en prisión tras ser condenado a 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero. Sin embargo, fue condenado sin pruebas.