En períodos de crisis económica la cantidad de personas que juegan a la quiniela, bingo, entre otros, merma. “Probablemente el juego sea una de las pocas actividades que quizás no siente tanto en la crisis. El volumen de juego se mantiene”, aseguró el gerente General de DAFAS, Jorge Payeras. En cuanto a la recaudación mensual que se hace en La Pampa “ronda los 70 millones de pesos. En la quiniela pampeana por día son aproximadamente dos millones y medio de pesos, nada más que a la quiniela. Es un volumen de dinero que notablemente se mantiene”.

Más allá que el poder adquisitivo de las personas ha disminuido, las personas siguen apostando. Sin embargo, tampoco es cierto que la gente juegue más en momento de crisis. “No se nota que la gente juegue más y tampoco juega menos”, dijo.

En ese sentido, Payeras agregó que “el dinero que el apostador tiene destinado semanal o mensualmente, lo mantiene”.

Por su parte, los primeros días de cada mes es cuando más se recauda, “después se ameseta y en fin de mes por ahí baja”, indicó Payeras. La quiniela es donde más apuestas se reciben.