Gabriel Marino fue condenado a prisión perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal 4 por el crimen de la dirigente trans Amancay Diana Sacayán, quien fue asesinada de 13 puñaladas en 2015.

Por primera vez se incluye la  la figura de “travesticidio”, es decir un homicidio que tiene como casual el “odio a la identidad de género”. La condena fue la que solicitaron la fiscalía y las dos querellas.

“Desde las querellas, la familia y los amigos y compañeros de Diana, se espera una sentencia histórica, que el Poder Judicial reconozca que el asesinato de Diana fue un crimen de odio y por prejuicio a su identidad de género travesti y que este Poder Judicial se exprese por primera vez en la historia sobre la muerte de las travestis y reconozca que esto fue un travesticidio”, expresaron ayer las querellas antes del juicio.