El ciclo de Edgardo “Tuco” Leguizamón al frente de Belgrano de Santa Rosa llegó a su fin. Esta tarde dirigirá la última práctica en Villa Alonso y luego viajará a Castex para ponerse el buzo de entrenador de Racing. Había llegado en agosto de 2017.

Belgrano de Santa Rosa no está pasando por el mejor momento institucional.  Hace un par de semanas se había quedado sin presidente por la salida de Ricardo Gómez y ahora ya no lo tiene a Leguizamón, que había llegado de la mano del mismo Gómez, con una propuesta de trabajo integral que iba mas allá del fútbol de primera división.

La relación entre el ex presidente y el éx técnico, no terminó de la mejor manera. “Los amigos no se traicionan, se pelean, pero no se traicionan, me dejó a la deriva y me defraudó, pero nada que reprochar”  dijo el “Tuco” al ser consultado por El Fiduciario sobre la renuncia de Gómez.

“Esta tarde es la última práctica y después partiré para Castex. Era algo que estaba meditando, la ida del presidente y saber que hay otra gente por detrás siempre poniendo palos en la rueda y una nueva comisión que supuestamente quiere agarrar y nunca vinieron a ver una práctica ni a los partidos. Mi ida hace que la gente que tiene apetencias personales se sumen, que trataron de desestabilizar y que no lo han podido lograr” disparó Leguizamón.

“Sólo palabas de agradecimiento para la buena gente de Belgrano, para las mamás y papás de inferiores, para todos los colaboradores, profes, ayudantes, entrenadores de arqueros,  para Matías y Pablo y parte de la Comisión y los jugadores que son muy nobles y han puesto siempre la cara” agregó.

“Tratando ahora de emprender un nuevo camino y ojala que sea con éxito y con tranquilidad, porque esto me está enfermando en lo personal, no tenía un espacio bueno para vivir, me lo habían quitado y estoy grande para estar renegando. Un saludo grande para toda la gente de Belgrano y ojalá le vaya de la mejor manera”, cerró el ex técnico tricolor.

(Fotografía: facebook General Belgrano)