El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par norcoreano Kim Jong-Un iniciaron una cumbre histórica en Singapur. Al encontrarse se apretaron las manos, hubo sonrisas y los elogios no faltaron.

Ambos presidentes estuvieron reunidos a solas por 35 minutos. En ese marco, hubo promesas de desnuclearización, objetivo fundamental del encuentro. En ese sentido, Trump dijo que el líder de Corea del Norte “ya está destruyendo sus principales centros de pruebas nucleares”.

“La reunión (con Kim) ha sido realmente fantástica. Ha habido muchos avances. Mejor de lo que nadie podría haber esperado”, aseguró el mandatario estadounidense. En tanto que Kim Jong-Un expresó que han mantenido “una reunión histórica. Hemos decidido dejar el pasado atrás. El mundo va a ver un gran cambio. Quiero expresar mi agradecimiento al presidente Trump por hacer realidad esta cumbre”.

Trump no paró de tirarle flores al mandatario coreano y en ese sentido destacó la buena voluntad y predisposición por lo ocurrido en la cumbre. Asimismo, sobre Kim opinó: “Es un hombre con mucho talento y que ama a su país”.