El ex presidente de Brasil, Lula Da Silva, fue lanzado por el Partido de los Trabajadores como precandidato a las elecciones presidenciales que se desarrollarán en octubre. “Soy candidato porque creo sinceramente que la justicia electoral mantendrá la coherencia con sus jurisprudencia”, consideró Lula en un manifiesto que envió al acto.

En ese sentido, el ex mandatario considera que la justicia electoral no cederá al “chantaje” y le permitirá presentarse en las elecciones más allá de estar preso y condenado.

“Soy candidato porque creo sinceramente que la justicia electoral mantendrá la coherencia con su jurisprudencia, sin curvarse al chantaje de excepción apenas para herir mi derecho y el derecho de los electores de votar en quien mejor los representa”, aseguró.

“Hace dos meses estoy preso injustamente sin haber cometido ningún delito”, afirmó Lula Da Silva.

Por su parte, el ex presidente brasileño inscribirá su candidatura el 15 de agosto ante el Tribunal Superior Electoral. Aunque el TSE puede aplicar lo que se llama la Ley de Ficha Limpia impide a los condenados en dos instancias -como Lula- presentarse a elecciones.

Para finalizar, Lula continúa liderando las encuestas más allá de la situación que lo ha puesto entre rejas. Los sondeos prevén, hasta el momento, que incluso puede vencer en la primera vuelta.